Los desafíos de la banca moderna

Expresé en mi nota de la semana pasada que Christine Lagarde, directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que bancos centrales y servicios financieros deberán prestarle más atención a las criptomonedas. Según su opinión, esos valores virtuales (Bitcoin, Ethereum, Litecoin, Z-cash, Monero y otras) podrían en adelante desempeñar un papel importante. Para Lagarde, la tecnología bien aplicada sería un medio apto contra fraudes y terrorismo. Asimismo, opina que los actuales problemas de las criptomonedas serán resueltos, con el tiempo reemplazarán a las monedas nacionales e incluso cuestionarán al modelo bancario del presente y lo pondrán en jaque.

Entidades de relevancia mundial se han asociado para crear una nueva moneda digital. Barclays, Credit Suisse, Canadian Bank of Commerce, HSBC, MUFG y State Street junto con los bancos Alemán, Santander, BNY Mellon y NEX, trabajan en el tema sobre la base tecnológica del “blockchain”. Esta cadena de bloques representa una base de datos compartida que sirve de libro-registro para transacciones múltiples. El blockchain es el fundamento del bitcoin y de otras criptomonedas; se dice que su expansión revolucionará el universo financiero. La nueva moneda interbancaria que generen esos gigantes de la banca permitirá que realicen pagos entre sí o compren acciones sin esperar la conclusión de las transferencias tradicionales de dinero. Para esos menesteres usarán su nueva divisa virtual, que podrá ser convertida por consenso entre sus bancos centrales y a bajo costo.

La moneda virtual es un activo digitalizado que funge como medio de cambio –tal como el dinero clásico- pero usa criptografía (claves o códigos especiales) para seguridad de las transacciones. Lagarde cree que países con instituciones débiles y monedas inestables podrían optar por criptomonedas y la gente, algún día, también las preferirá en lugar de las divisas tradicionales. Con motivo de estos desarrollos el FMI convocó al diálogo entre reguladores, inversionistas, empresas financieras y gobiernos, para así poder coordinar el uso de las nuevas tecnologías.

Como puede apreciarse en este apretado resumen de datos el proceso tiene relevancia planetaria. Habrá que subirse pronto al tren digital, su marcha será imparable. La banca privada boliviana ya se encuentra alerta ante el desafío. Estoy seguro que asumirá el reto con su reconocida solvencia.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 22 de octubre del 2017
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira