ONU: 70 años sin reformas a la vista

El pasado 24 de octubre se cumplieron 70 años de la entrada en vigor de la Carta de la Organizaciòn de las Naciones Unidas (ONU). El ente fue creado en la ciudad norteamericana de San Francisco al poco tiempo de la terminación de la Segunda Guerra Mundial. Reemplazó a la caduca e inefectiva Liga de las Naciones.

Si bien se optó formalmente por el llamado “sistema de seguridad colectiva”, en la práctica el flamante organismo fue fundado sobre los cimientos de una clara política del poder. En base a la idea del presidente Franklin Delano Roosevelt de los “cuatro policías” y los Estados Unidos, se creó el Consejo de Seguridad de 15 miembros, 10 de ellos rotativos por zonas geográficas y los “gendarmes”, 5 miembros permanentes con derecho a veto: EE.UU., Unión Soviética, China, Gran Bretaña y Francia. Se trataba, en suma, de las naciones vencedoras del gran conflicto que se inició en 1939 y concluyó en 1945. Ellas serían en última instancia quienes determinarían el orden internacional de la post guerra. Se dejaba funcionar -para aminorar y disimular el sistema de política del poder- a la vocinglera Asamblea General con sus Resoluciones sin mayor peso efectivo. En ese foro se mantuvo el sistema democrático formal como una suerte de caño de escape. En la práctica, el poder quedó concentrado en el Consejo de Seguridad y particularmente en los cinco miembros permanentes con capacidad de veto.

Tras varias crisis y conflictos internacionales acaecidos a lo largo del tiempo bajo el amplio escenario de la llamada “Guerra Fría”, se produce la implosión (1991) de la URSS, hasta entonces poderosa superpotencia, aunque ya desgastada por un comunismo ineficaz y debilitada políticamente por la anterior caída del Muro de Berlín. La Unión Soviética desaparece y surgen 15 repúblicas independientes, entre ellas la Federación Rusa, estado que hereda el espacio dejado por la URSS en el Consejo de Seguridad.

A partir de la conclusión de la guerra fría se habló del “fin de la historia” y también se mencionó la emergencia de un nuevo orden mundial, aspecto este íntimamente vinculado a las reformas de la ONU. Era un hecho que las Naciones Unidas debían ser reestructuradas en base a las nuevas realidades planetarias, comenzando con el propio Consejo de Seguridad. Pero luego de las primeras discusiones, desde hace unos años se puso todo en la congeladora. Las cosas siguen hasta ahora iguales y sin cambio alguno.

Transcurrida ya la segunda década del tercer milenio tenemos una ONU apta para funcionar en el mundo de 1946 y no actualizada para nuestros días. Los esfuerzos de algunos estados emergentes -como India y Brasil- para cambiar este estado de cosas, en especial con respecto al Consejo de Seguridad, han fracasado. La ONU sigue sin reformas y cada vez más alejada de las realidades contemporáneas. Mientras los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad no quieran cambiar a la entidad, nada cambiará. Así estamos hasta nuestros días.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 01 de noviembre del 2015
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira