Importancia de la logística

Cuentan las crónicas que Isabel I de Castilla (1451-1504) sobresalió por sus aptitudes en materia logística. Todos conocemos a esta monarca por la historia que la vincula con Cristóbal Colón y el descubrimiento de América, como también por haber sido ella con su esposo Fernando de Aragón (los Reyes Católicos) quienes recuperaron el último espacio moro en la península ibérica tras 700 años de ocupación musulmana de territorio hispano. Boabdil, el jefe sarraceno, entregó Granada el 2 de enero de 1492. Culminó así la reconquista de Al-Ándaluz, hoy conocida como Andalucía. Ese nombre deriva de los vándalos, una temible tribu germánica que habitaba allí y se hizo famosa por su afán destructivo. Luego cruzó el Mar Mediterráneo, asentándose en las costas del norte africano.

Sin las dotes logísticas de Isabel las cosas hubieran sido diferentes. Ella tenía la habilidad de organizar abastecimientos y transporte de vituallas, junto con otros elementos imprescindibles en esa época para combatir con eficacia. Hay manuales contemporáneos de logística militar que citan a la reina española como un ejemplo del pasado en la materia.

Con el tiempo la logística se hizo cada vez más complicada, ya que las guerras pasaron a ser totales y con la intervención de enormes masas de combatientes. La certeza de poder satisfacer las múltiples necesidades de grandes ejércitos pasó a ser uno de los aspectos imprescindibles del pensamiento estratégico. No bastaba con tener buenos generales ni contar con apoyo popular o mejor tecnología, había que saber de qué manera distribuir y acumular recursos aptos para mantener al soldado y para que éste combata con éxito.

Del campo militar pasemos al ámbito político o empresarial. Podremos observar que aparte de la capacidad operacional de los jefes o ejecutivos, la preparación logística es imprescindible. En algunos casos, inclusive lo logístico puede superar a la calidad operacional. Eso pasó en la guerra de secesión norteamericana. Los generales sureños eran mejores que los del norte pero los inmensos recursos de la Unión sobrepasaron con creces esa debilidad operacional. Al final, los números mandan, como reza un viejo axioma castrense.

Las cuatro dimensiones clásicas de la estrategia (operacional, logística, tecnológica y social) ya las comenté mucho tiempo atrás, allá por 1979. En esta breve nota quise poner ahora énfasis en la logística, esa parte vital de toda organización militar que atiende al movimiento y mantenimiento de las tropas en campaña. Además –como señala el diccionario-, la logística simboliza al conjunto de medios y métodos necesarios para llevar a cabo cualquier otro tipo de organización o de distribución. No se puede negar la importancia de la logística en lo militar, en la política, en las empresas y hasta en el propio proceso de desarrollo de los países.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 15 de Junio del 2014
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira