Por una Bolivia sin trancas

Lo de “Bolivia país tranca” viene desde hace décadas. Aunque hubo avances en pos de superar esa problemática, casi nada se hizo para solucionar integralmente el tema. Seguimos siendo país tranca en muchos órdenes, los que se extienden desde morosas tramitaciones hasta trancas naturales, observables éstas por doquier en las maltrechas rutas bolivianas. Como este es un asunto de fondo que abarca muchos rubros, dedicaré el poco espacio disponible solamente a lo que sucede en las carreteras. Tranca va, tranca viene, a veces en tramos relativamente cortos, otras no tanto, pero que hay trancas las hay, y en exceso. En esas trancas se paga peaje o se hacen “inspecciones”. Por descuido o burocracia, las colas pueden hacerse interminables. Veamos ahora una probable solución.

En primer lugar, en lo personal. pienso que debería aplicarse un peaje al revés. Al sufrido e intrépido conductor que se arriesga a manejar por las malas rutas nacionales el Estado debería asignarle un monto de dinero, pidiendo disculpas y esperando que algo de lo que se le ha dado al pasar por el puesto de peaje le sirva para reparar su vehículo una vez termine la ordalía del viaje. Eso sería lo correcto, pero sabemos que es mucho pedir… Nos ceñiremos pues a lo que podría ser -en forma realista- una solución al problema integral del país tranca con respecto a los peajes. Siguiendo los pasos de Australia, podría eliminarse el peaje mediante un pequeño impuesto sobre el combustible, un impuesto que no cree conflictos ni agrave situaciones. Obviamente –en forma natural- ese impuesto se hará mayor si el kilometraje de cada automotor se extiende. Al aplicarse sin excepción la gabela, trancas y puestos de peaje se harían absolutamente innecesarios. El que transita ya pagó lo que tenía que pagar. Se ahorra en mano de obra, en armazón de casillas de peaje, en tiempo, y además no se irrita la paciencia de los conductores. Todos quedan contentos. El método ha probado ser altamente efectivo en otras latitudes. Pienso que podría aplicárselo en Bolivia sin mayores dificultades.

Tal como expresé en una nota de diciembre del 2013, mientras una mentalidad cerrada generadora de interminables ciclos de piruetas burocráticas no cambie drásticamente, Bolivia seguirá siendo difícil, pocos se atreverán a venir e invertir. Debe provocarse la eutanasia del país tranca para transformar cualitativamente a Bolivia con la creación de mejores condiciones administrativas que superen las onerosas del presente. Debemos hacer de Bolivia un estado facilitador en lugar de ser “complicador”, como lo sigue siendo hasta ahora. Lo aquí propuesto para evitar pérdidas de tiempo eliminando los peajes sería un positivo avance. Ojalá alguien lea y actúe.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 11 de noviembre del 2014
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira