La estrategia periférica

El término “periférico” denota por definición algo que está fuera del foco principal. Decimos que nuestra visión es periférica cuando vemos las cosas que están a los costados, no las que están de frente. Un ejemplo de material periférico viene a ser una impresora, elemento que acompańa como accesorio a lo principal que es el ordenador. Una estrategia periférica implica entonces cierto tipo de acciones que sin descuidar el objetivo esencial apuntan a crear presión en los alrededores, ya sea para procurar el desgaste del adversario o generar distracción mientras se pone en marcha la estrategia mayor que procura conseguir el objetivo final deseado.

En toda estrategia, directa, indirecta o periférica, siempre se trata de maximizar recursos disponibles para lograr los resultados propuestos, trátese de batallas militares, políticas, sindicales o empresariales. En el campo empresarial una de las maneras de aplicar una estrategia periférica radica en tercerizar servicios o contratar a otros, para que un acto secundario se realice como si fuera por cuenta propia, pero a sabiendas que en definitiva es algo para la empresa en sí que utiliza secretamente ese tipo de estrategia con miras a maximizar sus resultados con mínimos costos. En lo militar, la estrategia periférica es aquella que inicia movimientos fuera de los objetivos centrales para modificar el rumbo de la atención o para debilitar al contrincante en sitios lejanos mientras se prepara el golpe decisivo en su centro vital.

Hay muchos ejemplos de la utilización bélica de la estrategia periférica que se remontan al lejano pasado siguiendo la estela de notables conquistadores tales como Gengis Khan, Alejandro El Magno, Julio César, Aníbal y Napoleón, por citar algunos. La Segunda Guerra Mundial fue en su tiempo escenario de diversos tipos de estrategia periférica Contemporáneamente, el gran Vo Nguyen Giap utilizó la estrategia periférica para aniquilar el espíritu combatiente de las tropas estadounidenses en Vietnam y terminar expulsándolas en abril de 1975. Hoy en día varias acciones militares que se suceden a lo largo del globo se ubican también en el concepto de estrategia periférica, siendo ésta terrestre, naval y aérea.

En esta última, el uso de aviones sin tripulantes -“Drones”- permite resultados periféricos que pueden llegar a ser espectaculares. La estrategia periférica es parte indisoluble de la estrategia global pero aparentemente actúa por separado. Así confunde, disimula, distrae y desgasta al oponente. La intención es ocultar el movimiento principal mediante movimiento de tropas y materiales en zonas secundarias, o procurando avanzar sobre territorios teóricamente marginales pero que obligan al enemigo a movilizar hacia allí sus fuerzas, llevándolo de esa manera a un notable desgaste que lo tendrá debilitado al momento de aplicar su oponente el golpe decisivo en el punto neurálgico, ya que un conjunto importante de las fuerzas rivales se ha dirigido equivocadamente hacia la periferia, agotando sus recursos allí. Nadie puede desdeńar la importancia de lo periférico en todo tipo de acciones que procuran resultados finales, tal como lo hemos visto en esta breve nota.


Publicado en Fecha:
6 de enero del 2013
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira