ACUÍFEROS, AGUA PARA HOY Y MAÑANA

Según datos y publicaciones diversas, los acuíferos son formaciones geológicas que permiten la circulación o el almacenamiento del agua subterránea por sus poros o grietas y con capacidad de almacenar agua. Mientras más porosa sea la piedra, mayor posibilidad de almacenar el líquido elemento. Por su carácter subterráneo, no siempre se conoce la existencia de un acuífero y hay que realizar investigaciones previas. Los más grandes  del mundo son el Acuífero de Areniscas de Nubia y el del Norte del Sahara. En tercer lugar viene el  Acuífero Guaraní,  ubicado en el subsuelo de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Por su lado, Bolivia comparte con Paraguay y Argentina el Acuífero Yrendá-Toba, importante y también cuantioso en recursos hídricos, aunque  bastante menor que el Guaraní. El Silala (nace en el Salar de Uyuni), forma por su lado otro conjunto de acuíferos existentes en nuestro país y en el altiplano, que aunque no son de mucho volumen de agua, sí son recursos vitales para la región, dada la aridez de la zona. No en vano Chile presiona desde hace tiempo sobre el manantial boliviano del Silala.

En abril pasado científicos brasileños dieron a conocer la existencia de otro gran acuífero que superaría al Guaraní como el más grande de América. Se trata del Acuífero “Alter do Chao”. Los especialistas estiman que podría llegar a ser el mayor del mundo.  El acuífero está ubicado al norte del Brasil y tiene una superficie de casi medio millón de kilómetros cuadrados, de menor extensión que el Guaraní, pero mayor en su espesor y en cantidad de agua. Los expertos han asegurado que solamente este nuevo acuífero podría abastecer de agua por cientos de años a la población entera del Brasil. Alter do Chao se encuentra entre unos 300 a 350 metros de profundidad, por lo que sería mucho más fácil llegar hasta el agua, a diferencia del acuífero Guaraní, donde el agua se encuentra  recién a los 1.000 metros.

Recordemos una vez más que aunque la Tierra está cubierta en más de dos terceras partes de agua, solamente el 2.5% de esa ingente cantidad es agua potencialmente potable y para usos agropecuarios e industriales.  Todo el resto es agua salada y  los procesos de desalinización siguen siendo muy costosos. Sudamérica representa en este contexto el 28% del agua dulce mundial. Es un importante porcentaje, producto de las precipitaciones pluviales anuales, de las grandes cuencas hidrográficas, lagos, cordilleras, depósitos subterráneos, glaciares y campos de hielo que caracterizan a nuestra región.

He aquí -con este descubrimiento del Alter do Chao- aún más agua para Brasil, país que por sí solo ya ostenta casi la mitad de las reservas sudamericanas de agua dulce, mientras a nivel global el gigantesco vecino aporta unilateralmente con  el 12% del agua mundial. Como ya lo mencioné en una nota anterior (15 de enero 2010), pese a ser un privilegiado poseedor de agua, Brasil tiene sin embargo grandes problemas en lo que hace a la administración y distribución de agua, sobre todo en distritos densamente poblados e industrializados, como es el caso de San Pablo y su extensa periferia. Ojalá este nuevo descubrimiento permita un mayor uso de los recursos  hídricos que se tienen en abundancia aunque dramáticamente escasean en ciertas zonas.

El mismo fenómeno –inadecuada administración hídrica- se presenta prácticamente en toda Sudamérica y amerita particular atención. Mucho se habla demagógicamente del agua pero poco se hace en serio hasta ahora. En este campo, los acuíferos deberían ser mejor explotados, ellos representan la posibilidad concreta de agua para hoy y para el futuro.


Publicado en fecha: 18 de junio de 2010
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira