Asoban: medio siglo de su creación

Agustín Saavedra Weise

19-10-2007

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) acaba de cumplir 50 años. Este acontecimiento bien merece un comentario. En la tarde del 22 de mayo de 1957 un grupo de entidades financieras reunidas en la ciudad de La Paz creó la asociación bancaria y ésta fue refrendada luego mediante una resolución suprema que le dio personería jurídica, norma que fue emitida el 17 de octubre de 1957. En un país como Bolivia, de pocas instituciones sólidas y de cambios permanentes sin la firmeza necesaria para darles impulso y coherencia, medio siglo no es poco; refleja una pauta notable de continuidad. Asoban –el acrónimo con el que se individualiza a la asociación de bancos– ha tenido un enorme desarrollo institucional a lo largo de estos años y se ha convertido en uno de los gremios privados más importantes por su eficiencia, organización, capacidad técnica y recursos humanos. En estos momentos Asoban une a todo el país mediante su red interbancaria y presta servicios de cámara de compensación a través de una empresa subsidiaria y por contrato con el Banco Central de Bolivia. Asimismo, Asoban cuenta con filiales en todo el país, destacándose entre ellas –por importancia y movimiento– las de Santa Cruz y Cochabamba. El llamado ‘eje troncal’ está unido por una sofisticada red de fibra óptica que, en el futuro inmediato, se extenderá por sistemas aún más modernos y seguros. Por otro lado, Asoban ha sido testigo de todas las vicisitudes económicas y políticas de esta nuestra Bolivia a lo largo de medio siglo. Creada a inicios del Plan de Estabilización Eder –que paró la terrible hiperinflación entre los años 1952 y 1956–, Asoban fue luego también involuntario testigo de otra hiperinflación, la del lapso 1982-1985 y de la estabilización consiguiente, que felizmente se mantiene hasta hoy. De un poco más de 100 millones de dólares en depósitos a fines de 1985, la banca creció hasta superar los 4.500 millones de dólares en 1998. Tras la recesión que se inició a principios de 1999 y duró hasta 2004, el sistema de intermediación financiera también sintió –como es natural– la crisis; los depósitos disminuyeron. Ahora el proceso está nuevamente en alza, ya se alcanzaron otra vez los 4.000 millones de dólares de depósitos y todo hace presumir que, con la confianza del público y la solidez de las instituciones afiliadas a Asoban, continúe el ascenso. La banca es el termómetro que mide la salud económica de un país y es por eso que las instituciones afiliadas a Asoban, luego de la debacle de algunas entidades en la década de los 90 del siglo pasado, han ido cimentando su solvencia, su seriedad y su sólido esquema de respaldo para las operaciones de ahorristas e inversores. Esto tenderá inclusive a ser mejor en el futuro inmediato, siempre que las condiciones elementales de seguridad jurídica y estabilidad global sigan siendo aceptables. Por otro lado, la banca es sostén fundamental de la estabilidad macroeconómica, un marco elemental de referencia para cualquier política de desarrollo. Asoban no interviene en política ni alberga preferencias políticas de ninguna naturaleza; su único compromiso es con la institucionalidad democrática, pero ciertamente aspira a sostener las más cordiales relaciones con los gobiernos de turno, ya que la adecuada coordinación de actividades en un sector tan sensible, como el financiero, resulta a todas luces fundamental. Sí, han pasado 50 años. Asoban continuará su limpia trayectoria, aportando a sus bancos miembros y al país todo.

Dr. Agustín Saavedra Weise © Derechos Reservados 2005
Santa Cruz - Bolivia