Bolivia y Chile: “desatando nudos”

Agustín Saavedra Weise

21-04-2006

El libro del embajador, Fernando Salazar Paredes, Bolivia y Chile: desatando nudos, propuesta de salida al mar para Bolivia basada en el equilibrio de intereses y una nueva racionalidad política, es un valioso aporte –entre los muchos que el autor ya ha realizado– en la búsqueda de una solución para nuestro crucial enclaustramiento marítimo. Este libro presenta un marco conceptual, los antecedentes para comprender el problema que arrastra Bolivia desde hace más de 125 años, el actual estado de situación y una nueva propuesta de solución, asentada en conceptos tales como la responsabilidad internacional para una paz estable en la región, en un contexto de aporte a la paz mundial. Sobre la base del antiguo axioma de Hans Morgenthau –“en política internacional no hay amigos ni enemigos permanentes, sólo hay intereses”–, la obra establece premisas realistas, pero de naturaleza constructiva. Asimismo, rescata lo verídico de lo mítico, al referirse a mitos y realidades del problema del encierro nacional, incluyendo asuntos de naturaleza bilateral con Chile y aquéllos en los que interviene Perú. Las propuestas para la solución de la forzada mediterraneidad boliviana se remontan a los frustrados acuerdos de 1895 y llegan hasta casi fines del siglo XX. Salazar ofrece ahora una fórmula práctica y funcional de avance gradual hacia el objetivo final de una salida al océano Pacífico. Algo interesante –y que merece destacarse– es que se busca una solución pragmática y progresiva mediante un esquema inteligente de suma variable –con el concepto de la supremacía territorial–, no mediante los rígidos esquemas pretéritos de suma cero, que se tornaron inviables al considerar la fórmula tradicional de soberanía territorial. Como lo he dicho en muchas otras oportunidades, la dirigencia chilena ha sido sumamente inteligente en la creación de un proyecto nacional que generó un verdadero cambio cualitativo del país transandino, logrando un desarrollo integral y, sobre todo, reduciendo considerablemente sus índices de pobreza. Resulta paradójico que esta enorme y exitosa suma de inteligencia empleada, jamás se haya aplicado en la búsqueda de entendimientos constructivos de largo aliento con la República de Bolivia. Metafóricamente hablando, parece que la dirigencia chilena se provoca una ‘autolobotomía’ en su trato con Bolivia, donde muchas veces la torpeza y la ceguera han sido las pautas establecidas, sumadas a una rígida posición ‘juridicista’ que no deja margen para las negociaciones políticas y diplomáticas que –por definición– pueden crear un nuevo orden legal entre los dos países. Esa rara conducta en el trato con Bolivia debe cambiar y pronto. Es por eso que cabe esperar que la propuesta planteada en este libro abra la mente de los chilenos, que también ansían superar para siempre un problema que sigue siendo una herida punzante en el continente, como sin duda lo es el enclaustramiento boliviano. Una posición inteligente y pragmática de Chile puede llevar a la superación casi definitiva de un tema que, a esta altura, afecta directamente la moral internacional y que trasciende de lejos los estrechos senderos de la intangibilidad de los tratados. Hace falta más, mucho más, por parte de Chile –y ciertamente también de Perú– para culminar un proceso que le devuelva a Bolivia su ventana al mundo y le permita, además, aliviar el espíritu quebrantado de nuestro pueblo, que sufre esta injusticia desde hace mucho tiempo. Como toda propuesta, ésta será objeto de diversos análisis, comparaciones y críticas; confío en que las opiniones lleven respeto y espíritu creador. Lo que propone Fernando abre una nueva veta en la permanente búsqueda de un camino que ¡al fin! nos lleve de retorno al ansiado mar. No es lo óptimo, pero es un ‘second best’ (segundo mejor) razonable y posible.

Dr. Agustín Saavedra Weise © Derechos Reservados 2005
Santa Cruz - Bolivia