LAB y AeroSur entre atrasos y cancelaciones

Agustín Saavedra Weise

11-11-2005

Recientemente, la Superintendencia de Transportes ha multado al Lloyd Aéreo Boliviano y AeroSur. A la primera compañía por sus reiterados atrasos y a la segunda por sus abruptas cancelaciones de vuelo. Ambas medidas se refieren a meses anteriores. Si sumamos lo sucedido hasta hoy, creo que las tales multas deberían ser mucho mayores.
Los bolivianos, en general, estamos ya casi acostumbrados al sufrimiento (...) Si de transportarse se trata, los pésimos caminos, los incesantes bloqueos y las innumerables ‘trancas’ hacen que moverse por tierra sea un tormento. Si pasamos al espacio aéreo, la cosa anda por el estilo. De nada sirve la rapidez de un avión comercial si los vuelos se cancelan o se retrasan hasta niveles exasperantes.
A todo esto, y mientras el duopolio antipático de estas aerolíneas martiriza a sus usuarios, las propias autoridades teóricamente encargadas de defender al consumidor lo perjudican haciéndole el juego a los intereses del LAB y AeroSur. A las pruebas me remito: recién está iniciando operaciones la empresa brasileña GOL y ya le están poniendo trabas, al obligarle a que no venda pasajes a San Pablo, aunque éstos sean mucho más baratos que los otros que se ofrecen; y así sucesivamente, se amenaza al nuevo proveedor de servicios inclusive desde antes que los brinde. Me pregunto: ¿dónde está la libre competencia? ¿Dónde queda el interés legítimo del consumidor? ¿Por qué se piensa en el ‘perjuicio’ a las empresas y no en el beneficio del cliente?
Y que no me vengan con macanas en torno a lo ‘nacional’. Yo no creo que el nacionalismo se lleve en una banderita pintada en la cola de un avión; es un sentimiento mucho más profundo. Sí creo en la conveniencia del consumidor y en la conveniencia nacional de tener mejores y mayores servicios. GOL ha demostrado en Brasil una impresionante tasa de crecimiento al poner a sus rivales (TAM y Varig) contra la pared con su agresiva, pero sana política de bajos costos con alta tecnología. No en vano se autodenomina ‘línea aérea inteligente’. Ahora que tenemos la posibilidad de tener a GOL en nuestro territorio, en lugar de estimular su presencia se la intimida. Yo ya no entiendo nada.
Volviendo al tema, últimamente el LAB y AeroSur han cancelado abruptamente un vuelo a San Pablo; las imprevistas cancelaciones de los vuelos a Puerto Suárez por parte de AeroSur son moneda corriente. Esto no puede ser, es una total falta de respeto a los pasajeros y al propio país en su imagen.
Sinceramente, les deseo todo lo mejor a AeroSur y al LAB, pero soy firme partidario de una política de cielos abiertos. Si por mí fuera, abriría los cielos de Bolivia a quien quiera operar en nuestro país, obligando –eso sí– a que realice vuelos a zonas que, caso contrario, quedarían marginadas. Ése sería mi único requisito y luego, adelante con los faroles. Lo que interesa es el servicio a la gente, no proteger a ‘x’ empresas.

Dr. Agustín Saavedra Weise © Derechos Reservados 2005
Santa Cruz - Bolivia