Mario Travassos y Santa Cruz de la Sierra

Por: Guillermo del Bosco(*)

El autor analiza los vaticinios hechos por un militar brasileño a mediados del anterior siglo sobre la hegemonía económica cruceña.

A fines del año 1930, siendo capitán, el oficial del Ejército brasileño Mario Travassos (1891-1973) publica un ensayo que tendrá una amplia repercusión en la política del Cono Sur: Proyección Continental del Brasil.

Este trabajo "no sólo pasó a ser libro de lectura obligada para todo militar brasileño (sino que) fue atentamente estudiado por soldados de toda América Latina"(Miguel Ángel Scenna).

En este ensayo el tema que nos interesa está referido a Bolivia. Al respecto, Travassos señala que la indiferencia brasileña llevó a Bolivia a someterse a la influencia argentina y advierte sobre la "necesidad" de que Brasil modifique esa relación, pues esas tierras constituyen el escenario de un nuevo reto cuya trascendencia está dada por el siguiente juicio del autor: "Para la política brasileña, la Bolivia de este siglo es el Uruguay del siglo pasado".

Travassos no escatima elogios al destacar el sistema de transporte con que cuenta Argentina: "El Estado argentino, con el desarrollo de las comunicaciones, demuestra la más completa comprensión de su destino geopolítico principalmente porque, entre las formas de expansión, se decidió por el fomento de las comunicaciones terrestres".
Aprovechando su continuidad territorial, agrega, se proyectó hacia Bolivia, y por su intermedio al sur de Perú, Paraguay, Chile y Uruguay mediante las vías férreas y el transporte fluvial de la Cuenca del Plata.

En este último caso manteniendo sus principales ríos en condiciones navegables, con predominio de su bandera. Toda esta infraestructura, señala más adelante, tiende a neutralizar la mala localización de Buenos Aires.

Asimismo, Travassos tiene presente que Argentina está negociando con Bolivia el tendido de las vías que unan a su territorio con Santa Cruz de la Sierra, y con Brasil la construcción de un puente sobre el río Uruguay, a la altura de Paso de los Libres. Cabe recordar que en ese entonces ni Argentina ni Brasil habían iniciado el desarrollo de sus respectivos sistemas de carreteras y tampoco se había expandido la aviación regular, a la que el militar brasileño asigna una vital importancia en la integración sudamericana.

Al elogiar la integración física argentina con los países limítrofes, Travassos la presenta como un punto de partida para la renovación de la política de comunicaciones que el Brasil debe encarar. Para el militar, la presencia argentina, que ya se ha establecido en la zona altiplánica, debe seguir en relación con Bolivia un curso (determinado por su posición geográfica) hacia el norte, al tiempo que la brasileña debe consolidarse en dirección oeste, continuando la ruta de los "bandeirantes". Prevé, además, la atracción de la Amazonia sobre el oriente boliviano.

Identifica en Bolivia un triángulo geográfico, Sucre-Cochabamba-Santa Cruz, "verdadero centro de gravedad de la economía del altiplano" y sin mayores precisiones sostiene que "el poder que domine ese triángulo dominará la política continental".

Bolivia sufre la atracción por el Pacífico (Chile y Perú), por Argentina (Cuenca del Plata) y por el Atlántico (Brasil) y es en Santa Cruz donde se produce el divorcio de las aguas de las cuencas platense y amazónica, que alienta el enfrentamiento entre Argentina y Brasil por ganar a la región cruceña.

Asimismo, arguye que dicho departamento sufre la atracción de Puerto Suárez, limítrofe al Río Paraguay. Para contrarrestarla propone que Brasil construya un ferrocarril entre Santa Cruz-Puerto Suárez que empalme con el de Corumbá-Santos, es decir, en dirección al Atlántico.

De hacerse realidad el ferrocarril a Puerto Suárez, las posibles salidas de la región cruceña serían: Buenos Aires, a través del Río Paraguay que cuenta, añade Travassos, con dificultad para navegar arriba de Asunción; o en su defecto el Atlántico por el ferrocarril a Santos, más próximo a los mercados internacionales.

Advierte que de no existir eficiencia en el ferrocarril del Noroeste (Corumbá-Santos) que atiende ese servicio, ³la construcción de esa línea sería una verdadera arma de dos filos, pues reforzaría la energía de transporte del Paraguay como vía fluvial². Es decir, la carga económicamente tendría como destino el Plata y no el Atlántico.

Más adelante nos habla de la Proyección del Mato Grosso sobre el oriente boliviano y Paraguay, tesis que es retomada en la década de los sesenta por el general Golbery de Couto e Silva que la denomina "Área Continental de Soldadura², el ³heartland sub-continental".

En la actualidad, el ex canciller de Bolivia Agustín Saavedra Weise acompaña esa interrelación de intereses entre Santa Cruz y Mato Grosso, que, según dice, se hará más evidente cuando se concluya la carretera hacia Puerto Suárez, por la que se accederá a Campo Grande (Mato Grosso do Sul) y se mejore la que lleva a Cuiabá (Mato Grosso). Dicha integración, complementa, se ha visto reforzada por la actual vinculación aérea regular entre Santa Cruz de la Sierra y Campo Grande.

El mayor suceso de Travassos es el de haber proyectado a Santa Cruz de la Sierra a la palestra sudamericana en circunstancias en que era sólo un villorio de escasa población con tierras sin explotar, mientras la comunicación con el resto del país y naciones limítrofes era prácticamente inexistente. El Gobierno boliviano comienza a revalorar ese territorio durante la Guerra del Chaco (1932-1935). En el año 1954 recién quedará unido al occidente boliviano mediante una carretera pavimentada, aunque desde antes ya lo estaba a la Argentina y a Brasil por vía férrea.

Hoy la realidad de Santa Cruz es harto diferente: además de petróleo, gas, madera y ganadería, ha desarrollado el cultivo de la soya y pasó a constituirse en un centro de importantes inversiones. Su Producto Interno Bruto (PIB) regional prevalece sobre el resto de Bolivia (31 por ciento del total) y la zona acapara el mayor movimiento financiero del país. La capital, que en los sesenta era una localidad de ínfima relevancia al lado de La Paz, Cochabamba y Sucre, en la actualidad se yergue como la más importante de Bolivia, con un notable crecimiento edilicio.

Los recursos explotados convalidan la gravitación que el militar brasileño había previsto para este territorio, que hoy por hoy es la locomotora del desarrollo económico boliviano. En lo mediato, Santa Cruz puede incorporar a su haber la explotación de los yacimientos de hierro y manganeso del Mutún, cuya licitación acaba de ser adjudicada en una primera instancia.

Un balance de sus predicciones geopolíticas, escritas hace casi 80 años, indica los aciertos de Travassos en cuanto al papel hegemónico de Santa Cruz y la influencia del estado de Mato Grosso, ahora dividido en dos: Mato Grosso y Mato Grosso do Sul.

Respecto de las predicciones no cumplidas o fallidas, cabe destacar la relativa al triángulo Sucre-Cochabamba-Santa Cruz, que no llegó a constituirse (en realidad se formó un eje troncal interno La Paz-Cochabamba-Santa Cruz, sin mayor trascendencia internacional).

Tampoco logró su objetivo el transporte ferroviario en dirección Santos, que no ha podido vencer la atracción que el río Paraguay (léase en la actualidad Puerto Aguirre e Hidrovía) ejerce sobre la región cruceña. Si bien Travassos no descartó la posibilidad de que esa vía fluvial prevaleciera. Dentro de todo es justo reconocer la actual utilidad de ese ferrocarril, que es el que Brasil utiliza para sus exportaciones a Bolivia. Por último, la gravitación del sistema amazónico aún no se ha materializado y no parece ser potencialmente gravitante.

Para concluir, cabe señalar que los vaticinios hechos por Travassos han sufrido una sustancial modificación con la aparición de Tarija como un importante actor departamental, que cuenta con la segunda reserva de gas de Sudamérica, riqueza esencial para el desarrollo de la mayoría de los países vecinos. A medida que se incremente su explotación, Tarija aumentará su PIB interno por ingreso de regalías y otros beneficios, lo que también se extenderá al resto del país y beneficiará en forma especial a Santa Cruz como prestadora de servicios.

Fuente: LA PRENSA
La Paz - Bolivia Edición de julio 09, 2006

* Guillermo del Bosco
Cientista político y funcionario del Servicio Exterior argentino

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira