Apuntes dominicales para reflexionar

           1) Me cansé de algunas cooperativas cruceñas y quizá ustedes igual amigos lectores. Otrora impecables y fundadas por visionarios, hoy son lugares cerrados donde los cooperativistas (“socios”) solo somos “paganinis” y ocasionalmente víctimas. CRE cada tanto molesta con sus cortes de luz y poco avanza en el uso de energías alternativas como la solar o eólica, al margen de cometer periódicamente errores de facturación en perjuicio del usuario. Por su lado, SAGUAPAC nos tiene archi cansados con su agua negra que cada semana inunda bañeras, duchas y lavamanos. Es “magnesio” dicen, eso no le quita lo desagradable ¿Hasta cuándo seguirá esto? De COTAS ni hablar. Ya escribí específicamente al respecto. Dejemos de lado los temas derivados del latrocinio en proceso de investigación, eso lo ve la Justicia. A un noble funcionario que en su momento ayudó a solucionarme un inconveniente, en lugar de felicitarlo lo castigaron. Es de no creer. Por otro lado, el servicio de internet de COTAS es malo y el de cable mediocre. Ambos se cortan cada tanto y para colmo, aunque lo dejen al cliente sin TV o sin red durante días, no le descuentan un peso. Las respectivas autoridades fiscalizadoras de estos servicios brillan por su ausencia, no controlan nada. Como siempre, el consumidor queda inerme e indefenso.

           2) En mis épocas de Dominicus propuse (en broma y con tristeza) un nombre alternativo para Bolivia: Bloquivia. Pues bien, por lo visto, ese apelativo sigue en plena vigencia. Ahora cabe agregar otro más: Colivia. Somos bolivianos pero lastimosamente somos en paralelo "bloquivianos" y "colivianos" a la fuerza. O se cortan rutas y calles para hacerle imposible la vida a todos y perjudicar la imagen externa del país o se hacen colas interminables para cualquier trámite. Bloquivia y Colivia -estos dos tristes sinónimos de nuestra Bolivia digna de mejor suerte- son reales y concretos; da mucha pena el admitirlo.

           3) “Lluvias perjudican a los caminos" rezan los titulares en estos días de abundantes precipitaciones. Es un error escribir así. Lo correcto es algo como: “debido a la pésima construcción de la carretera ´x´ la intensa lluvia la ha deteriorado o “por la mala calidad del puente ´y´ la lluvia lo hizo caer”; así sucesivamente. No le echen la culpa a la naturaleza, son las malas obras las que no aguantan. Hay lugares del mundo donde llueve todo el año y no se cae nada. Basta mirar el asfalto del puente colapsado de Buena Vista: no tiene ni 10 centímetros de profundidad, imposible que algo tan endeble aguante...

           4) Por ser el Tesoro General de la Nación (TGN) el que desembolsa ambas cosas, resulta que la renta de jubilación y el sueldo del sector público son “incompatibles” y por tanto, objeto de doble percepción. Hay hasta una ley que así lo dice. Grave error, por que si bien el TGN paga la jubilación ésta es de quien la recibe, no hay dinero del estado; simplemente es la devolución de aportes individuales por años de trabajo. Por tanto, no corresponde considerar como doble percepción la renta de un jubilado que trabaja en la administración pública. Sin embargo, así sucedió conmigo recientemente; con muchos más lo han hecho y lo seguirán haciendo. Si nadie se quejó antes, yo sí me quejo ahora. No tiene derecho a quedarse el estado con fondos de mi jubilación por haber servido últimamente en el sector público. En su momento y vía judicial apelaré frente a esta injusticia, por ahora debo doblegarme ante el omnipotente poder estatal y hacer lo que se instruye. Caso contrario, me quedaré sin jubilación y sin Renta Dignidad…

           

           

           

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 07 de febrero del 2021
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

6

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira