Potencial destrucción masiva vía medicamentos peligrosos

           Diversos expertos coinciden en que una vez terminada la pandemia por el Covid-19 habrán muchos cambios en el mundo, incluyendo hasta la forma de saludarse y hacer vida social. Entre los principales “ganadores” estarán las empresas que controlan las nuevas tecnologías y veremos también el regreso de gobiernos fuertes; habrá una especie de “reestatización”, no necesariamente de bienes o propiedades sino de los propios individuos de una comunidad, tanto en el sector productivo como en la propia sociedad civil. En todos los sentidos habrá mayor control. Los estados como tal saldrán altamente fortalecidos de la actual crisis mundial de salud.

           Y luego de todo lo ocurrido con el tema Coronavirus, tendrá que venir también un estricto control de medicamentos y de sus modalidades de transporte, con el fin de evitar no solo muertes sino la posibilidad terrorífica de usar algunos de esos medicamentos poderosos como armas de destrucción masiva. Por razones de espacio me referiré solamente al fentanilo, pero conste que hay varios otros remedios que bien usados son benéficos y mal usados son letales.

           El fentanilo es un opioide utilizado para el dolor y para la anestesia en cirugías. El fentanilo lamentablemente también se usa como droga recreativa, a menudo mezclado con heroína o cocaína. Tiene un inicio rápido y sus efectos generalmente duran menos de dos horas. Por otro lado, el fentanilo es indicado para tratar el dolor recurrente del cáncer mediante dosis regulares. El fentanilo es, pues, un opioide sintético potente; es similar a la morfina pero 50 a 100 veces más fuerte; eso lo hace muy peligroso en malas manos. Recetado por un médico autorizado, el fentanilo es administrado por inyección, parche transdérmico o pastillas. En el costado negativo, fentanilo y análogos son producidos en laboratorios clandestinos. Ese fentanilo delincuencial es vendido como polvo o como tabletas que imitan otros opioides menos potentes. Las personas pueden ingerir, inhalar o inyectarse el fentanilo.

           Según datos comprobados provenientes de EEUU, tan sólo 55 kilos de fentanilo podrían matar a veintisiete millones de personas, casi el 10 por ciento de la población estadounidense. Y se han incautado cantidades similares en varias redadas policiales… En una imagen de terror, podemos imaginar un avión cargado con esa cantidad (o más) que vaya liberando gradualmente desde el aire polvo de fentanilo. Sobrevolando áreas densamente pobladas puede aniquilar a muchísimas personas a un costo relativamente bajo: entre un avión pequeño y droga no se gastarían más de 200.000 dólares ¿Qué tal?

           La horrible posibilidad mencionada arriba podría ser real. Hay que ponerle coto con control del transporte, atacando la fabricación clandestina del fentanilo y regulando al máximo su consumo legal. Y conste que me referí a un solo producto, hay otros igualmente peligrosos y pese a eso, en la actualidad se los transporta masivamente por tierra y por aire sin tomar en cuenta los tremendos riesgos. Además, tenemos la parte criminal, que no cesa en la producción ilegal de estos productos. Alguien en EEUU y el resto del mundo tendrá que comenzar a imponer fuertes controles sobre los traslados de fentanilo y otros medicamentos letales que, en caso de ser mal utilizados, podrían transformarse en amenaza mundial.

           

           

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 03 de mayo del 2020
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

6

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira