“Labrado en la Memoria”

“Labrado en la Memoria” (Ediciones Plural) es obra del laureado periodista Harold Olmos, además querido amigo del suscrito. Intentaré hacer un breve comentario al respecto en el breve espacio de 2.500 caracteres, límite establecido por el periódico para esta sección.

El libro incluye uno anterior sobre el tema. Así, pues, la obra es de naturaleza totalizadora. Harold siguió durante años y lo sigue aún, al tortuoso “Juicio del Siglo”, oficialmente llamado “Caso Terrorismo-Separatismo” y que no concluye hasta aún pese a sus notables incongruencias. En otro país con verdadera institucionalidad jurídica, ya habría sido invalidado hace tiempo. El caso fue y sigue siendo parte de una guerra psicológica orquestada para debilitar la voluntad de opositores cruceños al oficialismo. Eso está “clarete”.

El libro de Harold es minucioso y está bien documentado. Narra con realismo un caso especial de lo que dio por llamarse en Bolivia “judicialización de la política”, elemento que deterioró aún más la de suyo escasa credibilidad de un Órgano Judicial que parece estar sometido al Ejecutivo en un grado preocupante.

El trabajo comienza con los antecedentes del caso y procedimientos pretéritos hasta llegar al presente. Harold señala con crudo realismo algunos aspectos desagradables del tortuoso caso. Al mismo tiempo, está visto que se emociona en otras partes de su relato y el sentimiento se lo transmite al lector. El irregular proceso continúa y con una dureza casi inexplicable. Ni siquiera conmociona a sus ejecutores la delicada salud de varios de los “acusados”. Extraña también que en este caso real y narrado con prolijidad, no se escuchen mucho las voces de defensores habituales de los derechos humanos…

Las muertes del hotel “Las Américas” y todo el tormentoso caso que vino después son temas que ameritarán tarde o temprano una objetiva aclaración total. Sólo un eximio Tribunal internacional exento de cualquier tipo de parcialidad podrá, algún día, poner las cosas en blanco y negro. Por ahora existe en el ámbito legal local una manifiesta parcialidad. Para percibirla no hace falta ser un detective al estilo Sherlock Holmes.

Lo planteado en el estupendo libro de Harold nos recuerda la regla de oro: “Nunca hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”. Ojalá tengan presente esa expresión de Jesús quienes hoy son poderosos y tal vez mañana no lo serán.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 18 de junio del 2017
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira