Viento y sol impulsan energías renovables

Varios informes señalan que crece el uso de las energías solar y eólica. Ambas están disminuyendo costos operativos y aumentan su eficiencia energética sin contaminar. La combinación plantea un reto para los combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural, otrora imbatibles.

En el caso norteamericano, se pensó que al eliminar subsidios y reducirse los precios del petróleo pronto se llegaría al techo de la energía renovable. Como eso no sucedió los expertos dicen que el argumento en pro del retorno al dominio tradicional de las fuentes clásicas no consideró un punto clave: las energías derivadas del sol y del viento están llegando a una especie de “paridad de red” con las energías sucias tradicionales. Los costos de producir ambas resultaron ser inferiores que lo imaginado otrora por sus propios impulsores. En el mediano plazo serían iguales o menores a los del gas natural e incluso los del carbón.

La energía atómica sigue siendo la forma más barata de producir electricidad pero los riesgos y las altísimas inversiones iniciales inhiben un mayor avance, agregando el problema aún no resuelto de los desechos nucleares. De ahí que las energías renovables predominan entre los combustibles no fósiles.

El petróleo poco incide en la ecuación eléctrica de EE.UU. pero sí lo hace en el rubro transporte. Será así hasta perfeccionar los usos del litio, del hidrógeno y otros elementos no contaminantes que impulsen automotores. En el frente de la producción de electricidad ya existe algo de competencia entre el binomio carbón-gas natural y las energías renovables. No en vano los precios del petróleo y del gas se vienen desplomando. Ello no sólo es consecuencia de avanzadas técnicas de producción, sucede además por que sol y viento se volvieron competitivos; hoy amenazan romper la dependencia de los hidrocarburos y están ganando terreno, ya han creado medio millón de empleos en EE.UU. Están ahí para quedarse y se expandirán por el mundo.

Bolivia tiene condiciones para fomentar ambas energías pero poco se ha hecho. Nuestro altiplano es ideal para paneles solares y en las llanuras del oriente los vientos abundan. El Estado de Israel ha demostrado gran capacidad para desarrollar esas dos fuentes. Tomemos ese ejemplo y procuremos su cooperación, que por lo demás ese país la ofreció varias veces en el pasado. El interés nacional debe prevalecer sobre las coyunturas ideológicas del momento.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 09 de julio del 2017
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira