Dos puentes demasiado lejos…

El libro histórico de Cornelius Ryan “Un puente demasiado lejos” fue llevado al film en 1977. Narra la Operación “Market-Garden”, un traspié de las fuerzas anglo-americanas en 1944 durante la 2GM. Fracasaron rotundamente en su intentona de tomar un puente en Arnhem (Holanda) que estaba en poder de los alemanes.

La figura metafórica del puente demasiado lejos sirve para ilustrarnos sobre no uno, sino dos puentes que -con cierto parecido a la fallida campaña aliada- aún permanecen sólo en la imaginación o como proyectos. Por un lado tenemos el puente sobre el estrecho de Tiquina, varias veces prometido por el propio Evo Morales y que sigue sin construirse. Puede más la mezquina presión de los “lancheros” que la unión plena de Copacabana con La Paz y por ende, con toda Bolivia. Ante tanto descuido de esa estratégica zona fronteriza, no es de extrañarse que cada tanto flamee allí alguna bandera peruana demostrando descontento por el perpetuo olvido del poder central. La construcción del puente generaría de inmediato un cambio cualitativo para Copacabana. Los lancheros podrán dedicarse a otros menesteres, tales como pasear a turistas, pescar, etcétera, pero no pueden de ninguna manera impedir el avance de una comunidad que sin ese puente queda aislada del resto del país. La obra fue concebida el año 2011, mediante ley departamental. Luego se paralizó su ejecución y nadie dice ni “mu” en la sede de Gobierno. La pobre Copacabana sigue aislada y abandonada.

De ese puente fantasmal, aún sin fecha de concreción, vayamos hacia el trópico oriental, hacia Urubó, distrito municipal de Porongo, Dpto. de Santa Cruz. Pese a la creciente urbanización del lugar, pasa lo mismo que en Copacabana y aunque cada tanto se lo menciona, no hay obra iniciada, no existe ninguna concreción del nuevo puente. Un cúmulo de intereses encontrados, egoísmos y fanatismos de toda naturaleza siguen demorando el proyecto, creando un perjuicio enorme. Se habla de “no dañar el medio ambiente” pero he aquí que en otros lugares de similar clima y vegetación se construyen puentes ultramodernos de conexión sin ningún problema. Sin ir muy lejos, el Condado Miami-Dade (Florida, EE.UU.) ostenta decenas de puentes de todo tipo. Además, continuamente se planifican nuevos puentes; ese medio une poblaciones, mejora el intercambio y genera adicionales factores favorables. Mientras se avanza raudamente en otros lugares del orbe acá nos estancamos debido a malévolas confrontaciones de intereses personales, económicos o políticos. Para colmo, gobiernos nacionales y locales de turno se hacen los que “no saben nada” y no mueven un dedo ¡Qué barbaridad!

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 07 de mayo del 2017
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira