Primero mi Santa Cruz de la Sierra

Y conste que escribo “mi” por que es mío, como también es de ustedes amigos lectores, sean nacidos aquí, en el interior del departamento o en cualquier otra parte del país o del mundo, pero eso sí: mientras vivan acá y compartan con nosotros lo de acá. En lo particular, el que una persona sea negra, amarilla, marrón, blanca, norteamericana o sudamericana, asiática, africana o extraterrestre, no me interesa. Son los valores intrínsecos los únicos válidos, en especial moral e integridad, junto con el amor por esta tierra que lo cobija y le brinda su pan de cada día con la esperanza de un mañana. Bajo esos preceptos, cualquiera de los tipos étnicos o nacionales nombrados (o todos, si resulta así) son considerados por el suscrito auténticos cruceños, iguales o mejores inclusive -en algunos casos- que los que se precian de tener abolengo tradicional. Así de simple.

Santa Cruz de la Sierra es la tierra prometida de Bolivia para sus hijos y para quienes viniendo de afuera confiaron en ella. Estas llanuras del Grigotá son generosas, acogen a quienes quieran labrar su destino en estos parajes. Luego viene el país, los otros ocho departamentos y lo demás, pero Santa Cruz está primero en el corazón, sin duda alguna. Es más, si hay que identificarse como parte de un estado, antes uno debe reverenciar el lugar donde vive o nació, si no, nada vale. No se puede querer a la tierra grande si no se quiere primero a la tierra chica. Y esa tierra chica es para quienes moramos aquí Santa Cruz de la Sierra.

Otrora postergada y atrasada, maltratada y a veces despreciada, hoy la capital oriental es la urbe más pujante de Bolivia, enriquecida además por una migración interna que le dió un carácter nacional superior al de cualquier otra capital departamental. Y repito: su nombre es Santa Cruz de la Sierra, no “ciudad de Santa Cruz” o “Santa Cruz”, como erróneamente repiten muchos y hasta algunos medios locales. La SC de la Sierra de Extremadura (España) es el lugar de origen de Ñuflo de Chávez. Al fundar un pueblo en el trópico (26 de febrero 1561) el capitán hispano le puso el apelativo de su pueblo natal, que se conservó siempre, pese a sucesivos traslados y fusión final con San Lorenzo de la Frontera. Hay únicamente dos SC de la Sierra en el globo; localidades llamadas “Santa Cruz” a secas abundan en América y España. Lo “de la Sierra” hace la diferencia y debe mantenerse siempre, máxime en septiembre, el mes cruceño por excelencia.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 03 de septiembre del 2017
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira