¿Y el seguimiento de la noticia?

Entre varios aspectos que sobresalen en medios de comunicación locales, particularmente los televisivos, resaltan noticias tétricas y su falta de seguimiento. Existe una clara proclividad a la propagación de crímenes, escándalos, o accidentes. Si usted convoca a conferencia de prensa para anunciar elementos constructivos, poca concurrencia habrá. Denuncie acciones delincuenciales o violentas y tendrá una nube de periodistas alrededor. Así están las cosas…

No es de extrañar que siempre aparezca algo en las noticias vinculado con temas truculentos. La oferta de violencia ha creado su propia demanda y el público parece estar satisfecho. Lo curioso, empero, es que por la acumulación de hechos de naturaleza similar se deja de lado el seguimiento de lo anterior o paulatinamente se lo va abandonando por “ya no ser noticia”. Todo queda así en el olvido o en manos de autoridades que por ahí trabajan en serio o por ahí hacen de las suyas, como parece fue el caso de la fiscal acusada de cobrar 100 dólares por “liberar” un vehículo luego del accidente que tuvo. Es más, creo que en el aparatoso y publicitado operativo de arresto -montado para saciar a medios y televidentes- con certeza se debe haber gastado más dinero que el monto objeto de la acusación. Ahora bien, puede ser que en el futuro nos enteremos de lo que al final sucederá, puede que no. La memoria colectiva es corta y la mediática parece ser más corta aún.

A guisa de simples ejemplos ¿Alguien puede explicar qué pasó con el dinero retenido a unos menonitas? ¿Alguien sabe algo de las condenas por imprudencia o ebriedad al conducir que han provocado muertes de inocentes, incluyendo niños? Nadie sabe nada, nadie informa nada. No hay seguimiento, importó el impacto de la noticia en su momento y punto. Ya pasó, a otra cosa mariposa.

Sería bueno disponer de una matriz en la que se inserten casos y se vayan siguiendo trámites judiciales o procesales; asimismo “arreglos”· o “excepciones” extra muros que sabemos existen pero de los que rara vez nos enteramos. Sin seguimiento, ante un público ávido de sensacionalismo y medios dispuestos a brindar lo que sea espectacular como elemento de “entretenimiento”, se centra la atención en el día a día, no en la consecución de lo pasado. Pocas veces se sabe cómo han culminado determinados juicios, si hubo condena, si hubo “acomodos”, etc. Vivimos épocas impulsadas por la fuerza de los sucesos de cada jornada. Eso es inevitable. Empero, un mínimo de periodismo investigativo con seguimiento se debería imponer, al menos en aquellos casos graves que impactaron a la ciudadanía.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 24 de enero del 2016
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira