Ciudades y transporte urbano

Los expertos coinciden: el transporte en ciudades latinoamericanas precisa planearse en simultáneo con inéditos modelos de desarrollo urbano. Es imposible generar nuevos métodos de transporte citadino sin acciones previas del Municipio capaces de eliminar congestiones y embotellamientos.

Por su desordenado crecimiento Santa Cruz de la Sierra representa actualmente un ejemplo de lo que no debe hacerse y de lo que sí debería hacerse. Me explico: la capital oriental se encuentra en proceso de estrangulación a manos de anacondas (metafóricas) que la ahogan e impiden fluidez vehicular y hasta peatonal. He ahí -como prueba palpable- esos caóticos mercados que han crecido sin ningún control, tales como el Abasto, Los Pozos, Barrio Lindo, La Ramada, ambulantes diversos y varios otros puntos de ahogo. El conjunto dificulta la circulación e incluso en varios casos directamente la imposibilita. De la misma manera, las obsoletas rotondas (no son símbolos de nada ni representan nada, no entiendo la “veneración” que algunos les profesan) son gratuitos escollos adicionales que también dificultan el tránsito en una urbe que crece y con un parque automotor en ascenso que ya supera en forma alarmante la infraestructura en materia de calles y avenidas. Quisiera saber si alguien puede comentar que circuló fluidamente en el tramo del tercer anillo interno que va desde la Av. Piraí hasta la doble vía a La Guardia. No será posible, un monstruo llamado “Abasto” se lo impedirá…

En la brasileña Curitiba se logró reducir en alto grado la congestión en el centro de la ciudad mediante el sistema de buses de transporte rápido. Para implementarlo se tomaron medidas drásticas, sin contemplaciones ni excepciones. Mercados ambulantes y obstáculos adicionales fueron removidos en función del bien común. La sufrida Santa Cruz de la Sierra sigue esperando se tomen esas decisiones si se quiere sostenibilidad y evitar que se transforme en una desafortunada Calcuta... ¡Ojo! De eso está más cerca que de ser “Manhattan”, a no engañarse ni ilusionarse.

En algunos sitios tal vez podrían instalarse diseños peatonales exclusivos y/o para bicicletas. Por la anarquía local veo difícil su aplicación acá pero vale la mención. Ahora se habla del tren urbano ¿Cómo circulará? ¿Qué tecnología tendrá? Un parche nuevo en colchón viejo no servirá. Hay que cambiar todo, comenzando con los tales anillos que ya cumplieron su ciclo. La ciudad precisa expandirse en forma vertical, horizontal y diagonal aprovechando su geografía. No debe continuarse con el obsoleto esquema “anillar”. En fin, el futuro de la ciudad dependerá de las decisiones que se tomen hoy.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 18 de diciembre del 2016
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira