¿Un Dakar incierto para 2017?

El “rally” Dakar se inició en 1979 con el recorrido entre París y Dakar, capital del Senegal. Luego de amenazas terroristas que pusieron en peligro al evento, desde 2009 se decidió realizarlo en Sudamérica y se lo denominó “Dakar” a secas. En un principio recorría Chile, Argentina y Perú. Últimamente se incorporó Bolivia como resultado de gestiones del Gobierno ante los organizadores.

Para el año 2016 Chile y Perú negaron su concurso al Dakar. Prefirieron usar esos fondos en la superación de problemas meteorológicos. Varios observadores afirmaron que ambos estados demostraron cordura y sensatez con su decisión de no participar. El Dakar quedó sólo con Argentina y Bolivia. Eso le ha restado atractivo y redujo su presencia continental. Es más, según varios comentarios de la prensa internacional, está abierta ahora la posibilidad de retornar al África, tal vez en 2017. Veremos qué decidirán los organizadores en los próximos meses.

Dicen que a Bolivia le conviene el Dakar -insistió oficialmente en formar parte- para mostrar los atractivos turísticos del Salar de Uyuni; además se intenta promocionar la imagen nacional utilizando una competencia de alcance global. Por otro lado, se comenta que tal vez Chile estaría dispuesto a volver si le permiten ser punto de largada, pero con seguridad eso no será aceptado voluntariamente por Argentina sin negociación previa o ciertas compensaciones. Así están las cosas. No es extraño que se hable de “volver a los orígenes” intentando reiniciar el París-Dakar de los viejos tiempos.

Otros críticos reiteran que desde sus comienzos el rally desató la oposición del movimiento ecologista mundial. Aseguran que genera impactos negativos en flora, fauna, paisajes, sitios arqueológicos y no respeta culturas locales. Se resaltó además que el Dakar ya arrastra consigo una creciente cantidad (64) de víctimas fatales. Otros críticos expresan que la competencia resalta la bravuconada del “dominio” de la naturaleza como un valor en sí mismo, algo ajeno a la sostenibilidad ambiental que es la que debe promoverse. En definitiva, reiteran que no debe estimularse la consecución del Dakar. Inclusive en Argentina -el país de la región más privilegiado por el rally- han surgido voces solicitando su retiro de la competencia. Frente a tales criterios, no sabemos qué decidirá el presidente Evo Morales, promotor del paso del rally por Bolivia que al mismo tiempo ha sido proclamado como defensor de la Madre Tierra (Pachamama) y de la cultura de los pueblos originarios. En fin, el tema deberá resolverse. Por ahora, el futuro del Dakar permanece en un cono de sombra con respecto a Sudamérica.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 17 de enero del 2016
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira