Débil imperio de la ley en Bolivia

El índice 2016 de World Justice Project (http://worldjusticeproject.org), un organismo dedicado a verificar la forma en que se cumple con la ley en los países del mundo, ubica a Bolivia en una posición muy mala sobre 113 naciones. Nuestro país aparece en el lugar 104, con Bangladesh arriba (103) y Uganda abajo (105). Encabezan el ranking Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia. Los países latinoamericanos mejor ubicados son Uruguay (20), Costa Rica (25) y Chile (26). México está en el puesto 88, Argentina en el 51 y Brasil en el 52.

El índice para nuestro país es de 0,40 y para Dinamarca (primer lugar) 0,89. Dicho índice es producto de un conjunto de consideraciones tales como limitación de los poderes gubernamentales, poca o ninguna corrupción, gobierno transparente y con ejercicio pleno de los derechos fundamentales, orden y seguridad, administración de justicia civil y criminal, cumplimiento de las regulaciones y otros. Todo ello, en definitiva, configura para un estado lo que comúnmente se llama el estado de derecho o el imperio de la ley.

Así, pues, los países son escalonados globalmente en torno al cumplimiento de las leyes y sobre la base del índice correspondiente a cada cual. Con respecto a Bolivia, el muy bajo nivel que ostentamos es un reflejo preocupante de nuestra realidad en materia legal.

Hay mucho aún por hacer en Bolivia para llegar a ser un verdadero estado de derecho. Por diversas razones que sería largo detallar, nos encontramos en una triste situación en materia de administración de justicia y respeto a la ley. El tema viene de muchos años y sigue latente. Cada tanto se habla y se habla, se promueven cumbres y reuniones, pero cualitativamente se hace poco o nada. No es nada edificante para Bolivia estar en el puesto 104 sobre un total de 113 países. Los últimos estados de la lista-índice que mide el respeto a la ley son Afganistán, Cambodia y Venezuela, esta última con un bajísimo nivel actual de solo 0,28.

El trabajo que se tiene por delante es arduo. Uno de los elementos para poder superar la baja situación de Bolivia en materia de imperio de la ley estriba en rescatar valores ético-legales esenciales y aplicar las normas con absoluta igualdad. Nada de “judicialización de la política” ni otras cuestiones pseudo jurídicas mediante las cuales se persigue o se amedrenta. Podrá decirse lo que se quiera de los índices y de la manera en que son presentados o compuestos, pero es un hecho que ellos revelan facetas comparativas concretas en lo que hace al cumplimiento de la ley entre los miembros de la comunidad internacional. Hoy por hoy Bolivia está mal en la materia, esa es la realidad.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 13 de noviembre del 2016
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira