LAS ANACONDAS CRUCEÑAS CRECEN Y APRIETAN MÁS

El pasado 17 de julio mencioné un conjunto de anacondas (figurativas) que asfixian a la urbe. Hoy una de esas tremendas boas metafóricas aprieta y amenaza al parque El Arenal… Tal vez alguien recuerde la advertencia previa acerca del peligro de tener tanta constricción en la ciudad. Reiteraré conceptos y ojalá se tomen medidas. La sostenibilidad de Santa Cruz de la Sierra está en juego, no es poca cosa.

El enlosetado cumplió con creces pero ahora es una anaconda más. Pasados 50 años corresponde darle un toque modernista al casco viejo y pavimentar el primer anillo. Otra anaconda molestosa es la formada por las inútiles rotondas. No entiendo por qué no fueron ya eliminadas; no tienen nada de simbólico y encima molestan. El Cristo Redentor y otros monumentos tienen que trasladarse a un lugar especial. Se mejoró el tránsito vehicular al suprimir giros en rotondas, pero al no haber vigilancia los indisciplinados transgreden la norma. Para colmo, les va bien, mientras los respetuosos realizan amplias maniobras. Es indignante. La tecnología de fotos en semáforos existe desde hace 40 años ¿Por qué no se la aplica y se multa de inmediato al infractor con la evidente prueba?

Hay anacondas que estrangulan toda circulación y avanzan hacia áreas otrora ordenadas: La Ramada, Barrio Lindo, Los Pozos, el Abasto, las Siete Calles, Cumabi, etc. En varios caóticos lugares más esos ofidios prosiguen su inexorable avance y “apriete”. Al estilo de las películas de horror, malévolas víboras se extienden por doquier. Aquí también falta la autoridad. Y como expresé antes, agregando mañaneros, nocheros, vendedores ambulantes, negocios con sus vitrinas inundando veredas y gente que ofrece algo en las calles, la sumatoria de amenazas resulta ser letal. El efecto constrictor de sus anacondas está matando lentamente a la ciudad, aunque se viva la ilusión de nuevos edificios, se hable del “Manhattan cruceño” y exageraciones similares. Reitero, también, que la circulación automotor debe ser reencauzada construyendo vías diagonales, horizontales y verticales; no más anillos incompletos. El proyectado tren urbano será un fracaso si no sigue esa tendencia. Me pregunto además cuándo se iniciarán los trabajos de los nuevos puentes con Urubó, que son absolutamente necesarios.

Como no percibo ninguna reencarnación local de Georges Haussmann -el genio que en el Siglo XIX transformó París- reitero que el Colegio de Arquitectos tendrá que vigilar el planeamiento urbano, pensando en lo mejor para el porvenir. El cambio cualitativo de la capital oriental deberá iniciarse de inmediato o el precio que se pagará por no hacer nada será muy alto.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 09 de octubre del 2016
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira