Deficiente servicio de Internet

Varios indicadores internacionales colocan a Bolivia entre los peores países del planeta en materia de velocidad de Internet. Asimismo, sólo una fracción de la población de 10 millones de habitantes tiene acceso a la red informática. Es por eso que resultan patéticos los loables esfuerzos de Aduana y de la Policía para “poner en línea” sus servicios cuando la calidad es tan mala y hasta los propios equipos de esas entidades dejan mucho que desear. El estado sudamericano con mayor rapidez es Chile, promedia 3 megas. El sitio para quien desee acceder al estudio completo de velocidades: www.akamai.com/us/en/our-thinking/state-of-the-internet-report/index.jsp

La velocidad chilena equivale a la media global. Luego le siguen Colombia, Ecuador y Brasil. En las Américas Chile se ubica cuarto por debajo de los Estados Unidos, Canadá y México. Jorge Atton, subsecretario de Telecomunicaciones de La Moneda, expresó a un medio de Santiago que el promedio de su país es 70% más veloz que el de la región. La conexión más rápida se encuentra en Corea del Sur (14,2 megas) y le sigue Suiza.

Bolivia tiene una conexión muy lenta, ocupa el puesto 133 a nivel mundial y es última en Sudamérica. Pese a contar con la mayor lentitud subcontinental de internet, las empresas locales hacen publicidad sobre “altas velocidades” y otras cuestionables prácticas de mercadotecnia que no expresan la realidad. Me acuerdo que hace pocos años salía una jovencita sentada en una silla que comenzaba a girar cada vez más rápido; era la propaganda de una cooperativa departamental para crear “gancho” en torno a su oferta de distintas velocidades de Internet internet y así captar clientes. Resultó ser otro cuento, como lo son casi todas las publicidades al respecto. La lentitud de acceso a la red en nuestro país es estructural, debería decirse la verdad en lugar de promocionar algo que no es real. ¿Dónde está el ente regulador?

La velocidad promedio de conexión en Bolivia es de 0.9 Mbps (megabits por segundo.. En su pico más alto del promedio de conexión en Bolivia se alcanzan los 8.8 Mbps pero todos sabemos que esto es excepcional y si ocurre, es por pocos minutos o en horas cuando muy poca gente accede a Internet. Es más, el auge de los teléfonos móviles y el creciente uso del sistema “4G” está creando nuevas presiones sobre la de por sí deficiente red nacional de internet. Es por eso que cada tanto hay derrumbes de sistemas, exasperante lentitud y por supuesto, muchas protestas justificadas, pues el usuario paga, no le proveen nada gratis.

Ya comenté tiempo atrás que nuestro forzado e injusto enclaustramiento incide sobre la eficiencia de quienes ofrecen internet. Al no tener soberanía sobre los cables submarinos que vienen del hemisferio norte, las repetidoras que retransmiten hasta Bolivia la señal van perdiendo velocidad y calidad. He aquí uno de los dramas contemporáneos menos conocidos de nuestro lamentable encierro marítimo. Es posible mejorar Internet en Bolivia, pero hay que trabajar mucho. El Estado deberá ser el principal impulsor a fin de disponer de una internet apta para servir a la comunidad, o bien deberá darle amplio en ese campo espacio a la empresa privada. Será una decisión política. Hay que ver además la posibilidad de tener conexiones alternativas desde Brasil y Argentina o Perú, no solamente desde Chile.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 29 de noviembre del 2015
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira