La obligación de negociar

La negociación es un proceso de convergencia entre partes –al principio potencialmente antagónicas- que permite llegar a un entendimiento con respecto a algo. Se trata de un método para resolver conflictos de diversa naturaleza, tanto en lo interno como en lo externo. El acuerdo (puede llamarse también contrato, convenio, pacto, tratado, etcétera) es el resultado final de la negociación.

La obligación de negociar es uno de los elementos fundamentales de la convivencia civilizada entre actores del sistema internacional. La propia Carta de las Naciones Unidas señala la necesidad de que los estados miembros procuren soluciones pacíficas de sus controversias. La obligación de negociar pasó a ser uno de los aspectos fundamentales del derecho internacional contemporáneo. En su oportunidad, el Director de Asuntos jurídicos de la Cancillería francesa François Alabrune, al mencionar casos que se ventilan actualmente en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) citó la demanda boliviana contra chile. El abogado galo expresó en octubre de 2014: "este año nos permitió una vez más apreciar la diversidad de ámbitos de los que la Corte termina ocupándose. Entre las controversias inscritas cuatro se refieren a aspectos relativos a la obligación de negociar, a saber, las tres solicitudes de las Islas Marshall para los procedimientos que tienen que ver con las negociaciones para poner fin a la carrera de armamentos nucleares y el desarme nuclear; y la causa de Bolivia contra Chile relativa a la obligación de negociar el acceso al océano Pacífico. La obligación de negociar se presenta, por lo tanto, como una de las piedras angulares del derecho internacional público…”

El embajador francés acreditado en Chile, Marc Giacomini, al difundirse estas declaraciones, en marzo pasado envió una carta a La Moneda explicando las circunstancias del caso y la absoluta neutralidad de Francia en el diferendo chileno-boliviano. Ello no quita en si valor cualitativo a lo declarado: un jurista de renombre mundial expresó que la obligación de negociar es un aspecto básico del sistema de seguridad colectiva y del mantenimiento internacional de la paz. Y negociar es lo que se quiere con Chile, sin modificar un ápice el Tratado de 1904, pero esta vez negociar sin subterfugios, con miras a una solución definitiva del enclaustramiento nacional. Es por eso que la demanda solicita que la CIJ exija a Chile la obligación de negociar de buena fe un acceso soberano de Bolivia al mar sobre la base de compromisos que el propio Chile asumió en varias ocasiones con respecto al tema. No es nada “hostil” lo solicitado, es lo mínimo frente a tantos compromisos incumplidos por parte de Santiago. Como habitualmente sucede, la dirigencia chilena -tan lúcida para otros aspectos- pierde la cabeza cuando se trata del problema marítimo boliviano y se auto practica una especie de lobotomía, expresada por medio de lenguaje agresivo, fingida indiferencia, petulancias diversas, etc. En fin, iniciado el proceso negociador -que confiamos instruirá la CIJ en el futuro una vez deseche en mayo próximo la objeción preliminar chilena-, será posible concertar acuerdos que superen la situación actual con el vecino y nos permitan marchar juntos en el futuro. Mientras, reiteramos una vez más: la obligación de negociar es un pilar jurídico que ni Chile -ni nadie en el mundo- puede ni podrá ignorar.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 26 de abril del 2015
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira