En memoria de Alfonso Saavedra Bruno

El pasado 13 de diciembre falleció en Brasil el arquitecto Alfonso Saavedra Bruno, luego de sufrir por varios años una penosa dolencia. Murió relativamente joven, a los 61 años, pero será siempre recordado por su señora madre, por su digna esposa Mariela, por sus tres hijos, por sus hermanos Carlos (Fufi) y Tania, por sus primos, parientes, amigos y por quienes lo trataron en vida. Será recordado además por el valioso legado de obras que dejó. El departamento de Santa Cruz y Bolivia deberán tener presente a este insigne ciudadano, de voz suave pero firme en sus decisiones.

Hijo de Armando Saavedra Suárez y de María Judy Bruno Antelo, llevó en la estirpe lo mejor de sus distinguidos progenitores y nobles antepasados. Era tataranieto del general Agustín Saavedra Paz, defensor de Chiquitos ante la invasión brasileña de 1828 y héroe de la Batalla de Ingavi (1841). Tuve el privilegio de ser familiar cercano de “Pepao” –como se lo apodaba cariñosamente en una derivación del sobrenombre “Pepe” que llevó desde niño- y ser también su amigo; compartí con él muchas ideas, al mismo tiempo que gratos instantes de esparcimiento.

Como buen arquitecto, Pepe era perfeccionista. Si en una construcción veía el más mínimo detalle defectuoso, volvía a hacerlo todo, sin importar el costo. Lo que si importaba era la perfección 100%. Cuando estuvo al frente de la Corporación Regional de Desarrollo (Cordecruz), impulsó y concretó varias obras vitales, entre ellas la doble vía Santa Cruz-Warnes y la ampliación del Segundo Anillo. Puso especial énfasis en la estética de la ciudad, diseñando cuidadosamente sus parques. Hoy Santa Cruz de la Sierra crece aceleradamente pero en forma caótica, sin el orden que Pepe le hubiera impuesto si le hubiera resultado posible ejecutar acciones.

Alfonso Saavedra contribuyó además decisivamente con el desarrollo nacional del gas –y de los hidrocarburos en general- cuando fue viceministro de Energía. Si el ser humano es definido por sus acciones, Alfonso Saavedra ha sido grande en verdad, por que grandes fueron sus logros. Incursionó en la política con su movimiento generacional “Fuerza Joven” y fue candidato a Alcalde de la capital oriental. Asimismo, construyó lo que en su momento fue una novedosa sala de cine, el “Bella Vista”, siguiendo así lo realizado en el pasado por su abuelo materno con el tradicional “Palace Theatre”.

De maneras tranquilas y hablar pausado, Pepe era además un gran anfitrión, un hombre cariñoso con sus sobrinos y con sus parientes, siempre dispuesto a dar de sí lo mejor. “Pepao” vivirá hasta el fin de los tiempos entre los que lo conocimos y permanecerá en nuestras memorias. Nunca será olvidado.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 28 de diciembre del 2014
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise
Ex canciller, economista y politólogo

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira