Snowden: un espionaje nada novedoso

Durante un foro de ex cancilleres auspiciado por el Congreso que tuvo lugar en La Paz el año 1999 y fue moderado Por Carlos Mesa ( Ver “Entre Siglo y Siglo”, Amigos del libro, 2000) entre medio de otras intervenciones de los colegas hice conocer a la distinguida audiencia el sistema de vigilancia Echelon. En ese tiempo manifesté lo siguiente: “el sistema de vigilancia satelital Echelon (a cargo de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos, NSA) controla hasta la más infantil llamada telefónica en el mundo.

Luego –y a través de ciertas palabras código– las múltiples comunicaciones van pasando a diversos servicios de inteligencia para verificar así si hay o no determinado tipo de operaciones ilícitas concretadas telefónicamente, o para establecer un patrón de comportamiento sobre diversas actitudes políticas y el potencial accionar de grupos terroristas”.

Lo interesante: esto fue dicho y escrito dos años antes de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001. Quiere decir que con bastante anterioridad Estados Unidos contaba con un sofisticado sistema de espionaje, el que se incentivó luego de los atentados y de la firma de la “Patriotic Act”, normativa que impulsó aún más la vigilancia de mensajes potencialmente peligrosos para la seguridad estadounidense.

El Echelon (significa escalón o escalonamiento) está configurado por un conjunto de satélites que monitorean información. En la práctica ya tiene décadas de funcionamiento. Con el advenimiento de la era informática globalizada el Echelon fue actualizado. Tras los sucesos de 2001 el justificado paroxismo norteamericano por temor a otros hechos terroristas sofisticó e incentivó aún más las prácticas de espionaje. Como ven, no hay nada nuevo bajo el sol.

Que al presente el ex analista de la CIA Edward Snowden aparezca como “denunciante” y se arme un escándalo de proporciones, es algo para mi dificil de digerir. Resulta asombroso ver ahora a los grandes medios de comunicación mundial -CNN y principales cadenas televisivas- rasgarse las vestiduras por el tema como si se tratara de algo novedoso. Nada de eso, los sistemas de espionaje en EE.UU. reitero que no son nuevos; tal como lo estoy explicando, vienen de mucho tiempo atrás. Es un hecho que muchos medios de magnitud universal buscan crear problemas donde éstos no existen o magnifican situaciones de coyuntura sin darle al lector o televidente la posibilidad previa de ver la gran película proporcionándole antecedentes claros de la problemática. Lamentable.

Si por otro lado el dilema es entre seguridad o libertad, hay criterios y los respeto. En lo personal, yo estaría dispuesto a ceder parte de mi privacidad individual con tal de vivir tranquilo y evitar proliferaciones terroristas. Pero este es un juicio de valor propio, cada cual puede opinar como quiera. Lo importante a tomar en cuenta: el espionaje norteamericano no es nada novedoso y no vale armar gratuitos escándalos, el asunto viene de mucho tiempo atrás.

Es más, les aseguro que seguiremos viviendo en el futuro inmediato con nuevos sistemas de vigilancia tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo. Mientras exista terrorismo tendremos que contar con los medios para neutralizarlo. La realidad es la realidad.


Publicado en Fecha: 23 de junio del 2013
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise



Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira