Paraguay: cuatro ejes empresariales

Con motivo de los recientes comicios que tuvieron lugar en el vecino Paraguay, sus empresarios privados –sobre la base de un trabajo conjunto capaz de abarcar a todos los sectores sociales- definieron los siguientes cuatro ejes estratégicos:

  1. Reglas claras para la inversión, en las que el funcionario público debe facilitar y no inhibir, lo que incluye seguridad jurídica;

  2. Inversión masiva en infraestructura, pero como el Gobierno no va a poder hacerlo por sí mismo, tiene que abrirse a la participación privada;

  3. Capacitación laboral, dado que uno de los dramas del momento es que no hay suficiente gente capacitada para trabajar en las empresas;

  4. Políticas sanas en materia del uso de recursos naturales, tales como el agua y otros. Interesantes en verdad las propuestas del empresariado paraguayo.

Tengo entendido que algunas de ellas están comenzando a ser implementadas y otras se encuentran en proceso de negociación ante el pronto advenimiento (15 de agosto) de las nuevas autoridades ejecutivas que estarán al mando del presidente democráticamente electo Horacio Cartes, con Juan Afara como Vicepresidente.

Lo fundamental –para todo país- es promover empleos y asegurar inversiones para garantizar un crecimiento a largo plazo. Bonos, prebendas y subsidios circunstanciales tienen un límite, lo que vale al final es la inyección de capital tanto en infraestructura como en la gestación de proyectos productivos que generen fuentes de trabajo.

Con esta sana perspectiva están trabajando en la nación hermana los miembros del sector privado y siempre en procura de la necesaria concertación con el sector público, a fin de tener estabilidad jurídica en el tiempo que permita concretar las inversiones planificadas. El Paraguay es el estado sudamericano con mayores tasas de crecimiento de los últimos años. Se ha convertido en un gran exportador de carne, soya y otros productos agropecuarios. Asimismo, recibe ingresos por el consumo de Brasil y Argentina de la energía hidroeléctrica creada por las represas de Itaipú y Yaciretá.

Al respecto, desde hace años, las autoridades de Asunción le reclaman al Brasil mejores precios por el uso de ese recurso natural. El reclamo hasta este momento no ha sido atendido por Brasilia. Pese al notable crecimiento de los últimos tiempos, los indicadores sociales y de desarrollo humano del Paraguay aún son preocupantes.

Hace falta en conjunto lograr una mayor distribución del ingreso y la creación de mejores condiciones de vida para la inmensa mayoría de la población. Cabe esperar que la futura puesta en práctica de los ejes estratégicos planteados por los empresarios del Paraguay sirva de positivo acelerador para impulsar nuevas políticas de desarrollo que a la par que sostengan el crecimiento actual creen mejores condiciones de vida para el país hermano. Ojalá así sea.


Publicado en Fecha: 9 de junio del 2013
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira