Brasil, Paraguay e Itaipú

La enorme represa de Itaipú está sobre el rio Paraná, en el límite entre Brasil y Paraguay. Tomó su nombre de una isla cercana. Itaipú en guaraní significa “la piedra que suena”, tal vez la isla fue llamada así por los nativos originarios con motivo del ruido que hacen las caudalosas aguas en esa región. Desde el “Acta de Iguazú” de 1966 se iniciaron las tratativas formales, luego comenzó la construcción en la década de los 70 del siglo pasado y finalmente la central hidroeléctrica entró en funcionamiento desde el año 1984. Aunque la represa china “Tres Gargantas” es físicamente la más grande del mundo, Itaipú es la segunda y la supera en generación de energía hídrica. Asimismo, más de la cuarta parte del abastecimiento eléctrico brasileño es abastecido por las usinas de Itaipú.

El convenio bilateral por la represa y su uso vence en 2023. Luego de varios reclamos de su pequeño vecino, finalmente el Brasil accedió a modificar algunos términos de ese convenio en 2009, particularmente el relativo a la venta de la energía excedentaria del Paraguay, la que antes sólo podía canalizarse a través del ente estatal brasileño. Ahora Asunción puede negociar directamente con empresas privadas del Brasil la venta de la gran cantidad de energía que le sobra una vez cubiertas sus necesidades internas. Aún así, el problema de los precios persiste ya que se trata de cotas pre determinadas. En Paraguay se dice que el convenio es “leonino” y muy perjudicial en materia de ingresos no percibidos. Por lo que sabemos, en el tema aumento de precios el Brasil ha sido tajante y no se aviene hasta ahora a introducir cambios en ese aspecto. De seguir así las cosas, Asunción deberá esperar10 años más para que una vez vencido el actual acuerdo se pueda negociar otro en términos más favorables para la nación guaraní.

Los paraguayos se quejan permanentemente por la “falta de comprensión” y la “prepotencia” de Brasil con respecto a mejoras en los precios de la electricidad proveniente de Itaipú, lo que cada tanto crea roces diplomáticos entre ambas naciones. En el Paraguay se habla inclusive de una suerte de “imperialismo” que ejercería el Brasil contra el Paraguay tanto en ese campo como en otros donde también lo presiona, como ser los periódicos cierres de frontera cada vez que se percibe un brote de aftosa proveniente del ganado paraguayo. Inclusive en el Mercado Común del Sur (Mercosur) Paraguay se siente agraviado en función de otros aspectos adicionales largos de detallar.

Este trato del Brasil con el más débil Paraguay debería ser una legitima voz de alarma para Bolivia, máxime ahora que nuestro país ha pedido su acceso como miembro pleno asociado a ese esquema integracionista, hasta ahora de dudosa eficacia y resultados. Tener institucionalizada la presión brasileña sumada a la de Argentina (su socio menor más grande) como ya la tienen -y la sufren- Uruguay y Paraguay, no es lo más aconsejable, al menos en mi modesta opinión. De ingresar Bolivia, la parte nacional deberá dejar en las negociaciones finales previas todo bien claro y con explícitas claúsulas favorables antes de comprometerse a largo plazo.

----------0000----------

 


Publicado en Fecha: 17 de noviembre del 2013
Escrito por:
Agustín Saavedra Weise

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira