PROBLEMAS RECURRENTES EN NIGERIA

La República Federal de Nigeria tiene una superficie ligeramente menor que la boliviana pero viven en su territorio 152 millones de habitantes provenientes de 250 etnias -muchas más que las existentes en nuestro país- y tiene una población 15 veces mayor.

Asimismo, hay diversidad religiosa con pugnas continuas en ese sentido, aunque existe supremacía de los grupos musulmanes. Sin embargo, en Nigeria no se hace ningún boato de lo “plurinacional”, justamente para evitar mayores potenciales divisiones, algo que la inmensa mayoría de estados multiétnicos  a lo largo del orbe también maneja con prudencia. Ciertamente, no es el caso en Bolivia, donde por influencia de ideólogos extranjeros se ha exacerbado artificialmente una dudosa “plurinacionalidad”, pese a peligros centrífugos que ya los vemos aflorar de rato en rato. Su lengua oficial (y unificadora) es el inglés, lo que permite a los nigerianos contactarse  a plenitud con el mundo. De poco y nada sirven para eso los dialectos nativos, esa es la real realidad.

Fruto de las repartijas coloniales de principios del Siglo XX y del post colonialismo posterior a la segunda Guerra Mundial, este país de África occidental es el más poblado del continente y uno de los más complejos. Hace 42 años sostuvo una cruenta guerra civil al separarse la provincia de Biafra. Ello provocó muertes por centenares de miles tanto en luchas intestinas como por falta de alimentos. Hasta hoy, lo “biafrano” es sinónimo de hambruna masiva.

Con abundante petróleo y gas natural, Nigeria trasladó su capital de Lagos hacia Abuja, en el centro del país, procurando así un equilibrio interno entre sus tan disímiles regiones y pueblos. Asimismo, este país fue víctima de sangrientas dictaduras, al igual que los otros nacientes estados africanos  surgidos tras el colapso del colonialismo europeo.

Últimamente han habido matanzas en la ciudad septentrional de Kano por pleitos de fundamentalistas islámicos. Anteriormente, los disturbios se centraron en torno al levantamiento de los subsidios a los precios de los combustibles, medida que fue rechazada por la población en medio de escenas de enorme violencia. El actual gobierno de Goodluck  (“Buena suerte”) Jonathan se vio obligado hace dos semanas a dar marcha atrás. Este es un aviso que acá en Bolivia -separada de Nigeria por muchos miles de kilómetros- no debe pasar desapercibido.

            Independiente desde 1960, este gigante africano ha eludido hasta ahora la grandeza a la que parecía destinado. La esperanza de vida apenas supera los 47 años, el ingreso por habitante es de 2.300 dólares. Nigeria es el quinto exportador de petróleo hacia EE.UU., abastece casi el 10% de sus necesidades de importación pero poco o nada ha recibido el pueblo como contra partida de sus ingentes riquezas energéticas. Nigeria también tiene una buena base agrícola, no debidamente explotada hasta ahora por el énfasis en el petróleo. Por eso surgen pestes y hambrunas cada tanto, al mismo tiempo que la desnutrición infantil es elevada. El SIDA es otro problema. En Nigeria afecta directamente casi al 4% de la población (seis millones).

Mientras no se superen los abismos socio-económicos que afectan a  Nigeria, ésta seguirá siendo una nación heterogénea con muchos problemas, los que marcharán en paralelo a sus positivas potencialidades hasta que algún día puedan ser resueltos.


Publicado en fecha: 27 de enero de 2012
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira