MANFREDO KEMPFF Y

“LOS VIOLADORES DEL SUEÑO”

Hace un año comentaba en estas mismas páginas amigas de El Deber la anterior producción literaria de Manfredo Kempff Suárez: “Confesiones Inconclusas”. Este destacado autor nos acaba de presentar  hace pocos días “Los Violadores del Sueño” (Editorial La Hoguera), su último libro. 

He aquí una obra novelística fluida y entretenida. Se trata de una adaptación imaginaria de dramáticos sucesos reales ocurridos en la colonia menonita de Manitoba, sucesos que sacudieron a esa tranquila comunidad, a Bolivia toda y al mundo, cuando se descubrieron las horrendas violaciones de mujeres, niños y niñas que practicaban unos pocos menonitas desquiciados contra su propia gente al amparo de somníferos con los que dopaban a sus indefensas víctimas. La novela no es de ninguna manera una crónica policial, pero cada tanto aparecen capítulos  en el libro que transcriben acciones  fiscales y judiciales generadas como consecuencia de los hechos comentados. Se trata de una hábil manera de recordarle  cada tanto al lector de que detrás de la trama hubo un hecho real. También nos ilustra -mediante documentos oficiales- acerca de  la magnitud del horror de lo ocurrido.

Esta obra es creación pura sobre la base de hechos reales, pero  -conviene reiterarlo- creación singular y única, como todo lo escrito previamente por Manfredo Kempff, quien  -conviene destacarlo- no es ni escritor costumbrista  ni localista; es más bien un autor de perfil universal. Sus obras pueden estar adaptadas a la circunstancia local o a la de cualquier otro sitio del mundo, ya que se trata de narrativa pura, más allá del lugar ficticio o real en donde se desenvuelva su hilo de pensamiento.

Manfredo ha tenido justificado éxito en sus anteriores novelas, muchas de ellas traducidas a varios idiomas. También ha sido un triunfador en la vida profesional, donde se ha destacado como diplomático de carrera, embajador y  Ministro de Estado. A sus libros hay que agregar las columnas de opinión que viene vertiendo desde hace décadas, siempre con valentía y manifestando lo que piensa sin pelos en la lengua ni medias tintas.
Poco se sabe  en general -a nivel de opinión pública- sobre los menonitas, un grupo religioso dedicado al trabajo honesto que eligió una forma particular de existencia comunitaria según sus propias tradiciones. La novela nos ilumina también acerca de la vida cotidiana de esta gente laboriosa. Nos muestra también cómo el mal aparece en cualquier circunstancia, lugar o momento.

Está visto que hasta en grupos virtuosos  se esconde siempre alguna malévola semilla perversa. En la obra sobre los violadores se suceden momentos verdaderamente terribles pero también sublimes. Al final,  la justicia, el amor y el bien triunfan sobre la oscuridad al mismo tiempo que renace la esperanza, sin olvidar pero sin rencores, con renovada fe en el futuro y por encima de prejuicios de turno o daños causados.

El autor recrea situaciones transportándonos a su mundo narrativo con la maestría que lo caracteriza. Su imaginación hace volar la nuestra con sus magníficas figuras descriptivas y agudos diálogos. En esta ocasión, Kempff ha demostrado con creces que hasta de un tema tan tenebroso como el que dio origen a su ficción es posible hacer una espléndida obra sobre la base del talento creador, algo que ciertamente le sobra a Manfredo y por eso se viene destacando como uno de los mejores entre la generación contemporánea de novelistas bolivianos.


Publicado en fecha: 22 de junio de 2012
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira