BOLIVIA: ÚLTIMO LUGAR PARA

INVERTIR EN HIDROCARBUROS

El  Instituto Fraser, prestigioso “think tank” canadiense de reputación mundial (www.fraserinstitute.org), acaba de publicar su encuesta anual acerca de los mejores y peores lugares para invertir en todo lo concerniente a gas y petróleo. Sobre la base de 147 jurisdicciones -clasificadas como países, provincias o áreas específicas regionales- se elaboró esta encuesta que tiene mucha importancia a nivel internacional. Todos los grupos inversores en materia de hidrocarburos analizan cuidadosamente informes como el que comentamos antes de poner un dólar  extra en alguna parte del globo terráqueo.

Entre algunas de las zonas más codiciadas para invertir por las facilidades ofrecidas y que encabezan la lista por el lado positivo, podemos citar a varios estados de EE.UU.  tales como Oklahoma, Mississippi, Texas y  Dakota del Norte. En Canadá resaltan las provincias de Manitoba y de Alberta. También están en sitial privilegiado Dinamarca y Holanda, al igual que los estados de Kansas, Nuevo México y Wyoming.

Entre las jurisdicciones menos atractivas para invertir, Bolivia figura en el primer puesto, seguida de Venezuela, Irán, la Siberia rusa, Libia, Ecuador y Uzbekistán. Lamentable en verdad, pero así lo señala la realidad objetiva de una encuesta de alto calibre e impecable objetividad.

Las barreras para las inversiones que mejor identificaron los que respondieron al relevamiento de datos incluyen altas tasas tributarias, costosos esquemas regulatorios, incertidumbre sobre regulaciones ambientales, problemas de seguridad jurídica e interpretaciones negativas con respecto a las usuales reglas del juego que predominan en el sector petrolero.

En la tabulación de los resultados finales del informe fueron consultados 623 representantes de  diversas empresas ligadas al negocio global de los hidrocarburos. Para el presente reporte 2012 se evaluaron 147 jurisdicciones  -inter e intra estatales- ubicadas en diversos lugares del planeta.  Finalmente, de acuerdo con datos de la Agencia Internacional para la Energía, los que han participado en este ejercicio preparado por el Instituto Fraser representan más del 50% del gasto e inversión mundiales en materia de gas y petróleo del último año.

Hasta aquí datos fríos que por lo demás están al alcance de todos. Ahora corresponde que en Bolivia se hagan las necesarias evaluaciones frente a esta  preocupante situación y obviamente se la trate de mejorar. No basta con tener una sólida estabilidad macroeconómica y razonables tasas de crecimiento si en paralelo no se brinda un nivel adecuado de incentivo a las inversiones, sobre todo en un rubro tan estratégico para el futuro de nuestro país como sin duda lo es el energético.

No es la primera vez en estos tiempos –no será la última- que se encienden  alarmantes luces de alerta como consecuencia de la falta de incentivos  por parte de Bolivia para las vitales inversiones en el campo de los hidrocarburos. Urgen acciones concretas capaces de revertir una mala imagen internacional que,  por lo visto y leído, se agrava día a día.


Publicado en fecha: 6 de julio de 2012
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira