LAS ALTERNATIVAS DE PUERTO RICO

En poco menos de 10.000 Kilómetros cuadrados (una superficie casi 100 veces menor que la  totalidad del territorio boliviano), se apiñan cuatro millones de puertorriqueños. Puerto Rico tiene una densidad de población superior a los 400 habitantes por kilómetro cuadrado. Aproximadamente un millón más vive en el exterior, especialmente en  Nueva York.

El Estado Libre Asociado (ELA) de Puerto Rico -isla en el Caribe conquistada a los españoles por EE.UU. en 1898- ya votó en anteriores ocasiones por la continuidad de la relación presente. Para que los puertorriqueños decidan el futuro de su vínculo con los Estados Unidos, los plebiscitos tendrán lugar a lo largo de este 2011 y en 2013, según el anuncio oficial  realizado en marzo pasado por el gobernador de Puerto Rico Luis Fortuño sobre la base de un consenso previo al respecto acordado en el Congreso estadounidense. En el  plebiscito se repetirán  las tres  consabidas formas de elección: a) Continuar siendo un ELA; b) Independencia; c) Pasar a ser el estado 51 de EE.UU.
En su reciente viaje a la capital -San Juan- el presidente Barack Obama afirmó que “apoyará incondicionalmente cualquier decisión que tome el pueblo puertorriqueño”. La visita fue muy comentada, por tratarse de la primera vez en 50 años que un mandatario estadounidense estuvo en Puerto Rico luego de la  gira realizada por John Kennedy en la década de los 60 del siglo pasado.

La antigua Borinquen -nombre indígena taíno que significa “la tierra del señor valiente”- luego rebautizada como Puerto Rico por los conquistadores hispanos, ha pasado por diversas etapas a lo largo de su tumultuosa existencia. Actualmente es parte de Estados Unidos y a su vez no lo es; están liberados  por Washington de algunos impuestos federales y son ciudadanos norteamericanos aunque los puertorriqueños no votan para las elecciones presidenciales; Puerto Rico no es colonia, tampoco es estado pleno ni es estado independiente. El estatus de “Commonwealth” –Estado Libre Asociado, como se lo nomina en castellano- los integra al gigante del norte pero a su vez los segrega como tierra distinta y pueblo con identidad propia. A todo esto, Puerto Rico tiene su fuerte cuota de problemas: alto desempleo, alta criminalidad y atraviesa hoy una crisis económica que ha golpeado a la isla mucho más fuerte que a la parte continental de EE.UU.

Los anteriores plebiscitos –el último en 1998- dieron como resultado mayoritario la decisión de continuar la situación de asociación  especial con EE.UU. Siempre hubo un fuerte movimiento independentista en Puerto Rico, pero en los últimos años el apoyo de los votantes hacia esta radical medida no ha sido la esperada. Daría la sensación de que más bien es probable que se imponga en la próxima serie de consultas la posibilidad de que Puerto Rico pase a ser el estado 51. El tiempo y los boricuas darán la respuesta final. Mientras, habrá que seguir con atención el proceso que se gesta en  este pedazo estratégico del Mar Caribe, cuya importancia geopolítica ya fue señalada en su tiempo por el gran ideólogo del poder naval, el almirante Alfred Mahan, quien consideraba a Borinquen como “región llave”  para los Estados Unidos en esa parte geográfica  de su llamado “patio trasero”.


Publicado en fecha: 24 de junio de 2011
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira