BRASIL LIDERA EL ARMAMENTISMO

EN SUDAMÉRICA

            El Instituto para la Investigación de la Paz de Estocolmo (Suecia), más conocido por su sigla en inglés -SIPRI (Stockholm International  Peace Research Institute-http://www.sipri.org/)-,  divulgó poco tiempo atrás cifras que fueron someramente tratadas por la prensa local pese a su importancia. En el documento se destaca que  América del Sur fue la región en la que más subió el gasto militar. La región aumentó sus compras 5,8% en 2010 con un gasto total de 63.600 millones de dólares.

De este alto porcentaje, un 80% corresponde al Brasil, país que el año pasado realizó ingentes compras para modernizar Fuerzas Armadas y también proteger sus extensas fronteras, particularmente contra el  contrabando y el tráfico de estupefacientes. Chile y Perú también realizaron gastos importantes, el uno para “modernizar”  y  el otro “para prevenir nuevos brotes de Sendero Luminoso”.

A todo esto, salvo el caso de Estados Unidos que sigue erogando fuertes sumas en equipos militares, la crisis económica internacional frenó la carrera armamentista mundial con un débil aumento del 1,3 por ciento con respecto a 2009. Desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, el crecimiento en EE.UU. ha rondado siempre el 5 por ciento. "El aumento continuo en América del Sur es sorprendente, dada la ausencia real de una amenaza militar para la mayoría de los países de esta región y la existencia de necesidades sociales más urgentes", expresó un  vocero especializado del SIPRI.
Como en el caso de América del Sur, los países africanos también aumentaron sus compras de armas de forma considerable: 5,2 por ciento, muy por encima del promedio mundial.

"Estados Unidos aumentó sus gastos en 81% desde 2001 y estos representan  ahora 43% del total mundial, o sea seis veces más que China”, subrayó  otro comunicado del SIPRI sobre los gastos militares."Con 4,8% del PIB, la carga militar de Estados Unidos en 2010 es la más fuerte del mundo luego de la de Oriente Medio", se añadió. En Europa, la recesión económica  redujo los gastos militares en 2,8%. Asia tuvo un aumento de 1,4%  también a causa de la crisis económica. El gobierno chino, por ejemplo, "explícitamente hizo el enlace entre el reducido crecimiento de sus gastos militares en 2010 y el logro económico más débil de China en 2009", explicó el SIPRI. Oriente Medio gastó 111.000 millones de dólares en armas. Arabia  Saudita fue el principal comprador en la zona.

Las cifras  someramente mencionadas -que han sido divulgadas por varias agencias noticiosas- apabullan y sorprenden. Si bien hay países sudamericanos que están pasando un buen momento económico, el ingresar de lleno en  fuertes gastos de armamentos cuando la deuda social del subcontinente es aún muy grande, verdaderamente preocupa.

Urgen otras prioridades. Tanto Brasil, como Chile, Perú y el resto de los países de Sudamérica tienen -en mayor o menor grado- diversos deberes imperativos, entre ellos el fundamental: reducir los índices de pobreza de sus poblaciones marginales. Antes de pretender ser potenciales “potencias emergentes” o avivar caducas rivalidades geopolíticas, hay que cuidar salud, educación, provisión de alimentos y creación de fuentes de trabajo. Las armas  importadas no sirven para dar de comer ni para dar empleos… Tan sólo generan una falsa sensación de seguridad o, peor, precipitan carreras armamentistas en una región tradicionalmente pacífica con aún múltiples necesidades básicas como desafíos para el porvenir inmediato.


Publicado en fecha: 22 de abril de 2011
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira