AGUAS  AGITADAS EN EL MAGREB

Magreb significa “Poniente”, lugar por donde se oculta el sol; representa geográficamente la parte más occidental de los pueblos arábicos.  El Magreb  original estaba formado por Marruecos, Túnez y Argelia. Actualmente se incluye bajo esa denominación también a Mauritania, Sahara Occidental y Libia. 

La  reciente revuelta de Túnez ha generado temblores en toda la zona del Magreb extensivas al Levante (Medio Oriente) y al abigarrado –complejo- mundo arábigo afro-asiático de su periferia.

Varios corresponsales han señalado que la rebelión social que derrocó al presidente Zine El Abidine Ben Alí en Túnez y las violentas protestas registradas luego en Argelia, Jordania y otros países árabes, pueden sacudir la precaria estabilidad de una de las regiones más explosivas del planeta.

Túnez, el ex protectorado francés, independiente desde 1958, se ha visto sacudido por manifestaciones populares que precipitaron la caída del dictador Ben Alí. La revuelta fue incentivada mediante videos tomados de celulares, en paralelo con el uso intensivo de las redes sociales Twitter y Facebook. Fue algo no muy usual en un país musulmán, pero que refleja la creciente globalización de todos los sectores. Ya en Irán sucedió algo similar durante su controvertido proceso electoral.

El descontento tunecino -extendido al Magreb y con amenaza de propagación- puede crear una grave situación en una zona donde la democracia ha fallado miserablemente, ya que solamente se la usa como máscara formal de autoritarismos. A todo esto y como contra partida, surge el fantasma del extremismo fundamentalista islámico. Urge, por tanto, encontrar una situación de equilibrio que no cree mayores tensiones o potenciales “efectos dominó” en la región. La inmolación de un  joven de 26 años  en protesta contra el abuso policial, detonó la crisis. Paradójicamente, al poco tiempo los propios policías se quejaban del gobierno saliente  en manifestaciones y ante varias redes de comunicación.

Desempleo, hambre, descontento por falta de oportunidades, son  sólo algunas de las facetas dramáticas de Túnez que también se reflejan en Argelia y en otros países del Magreb. Debe tenerse en cuenta que esta zona está prácticamente al frente de Europa. Recibe desde allí diversos estímulos, los que al chocar con las tremendas desigualdades internas provocan  muchos conflictos.

Veremos cómo y de qué manera el gobierno interino de Túnez maneja esta difícil situación. Los riesgos de un sacudón geopolítico de proporciones están a la vista. Inclusive en El Cairo ya se siente la presión sobre el dictador  egipcio Hosni Mubarak, que tras largos años en el poder pretende ahora  nada menos que el traspasárselo a su hijo mediante formalidades pseudo democráticas.

Como algunos de estos países árabes son  considerados “estratégicos”, el mundo occidental hipócritamente hace la vista gorda frente a sus tiranos gobernantes y hasta los alienta. Eso lo vemos en Egipto y con los sátrapas de Arabia Saudita, Kuwait, etc.

Mientras tanto, un fervor envuelve a la nueva generación árabe, deseosa de una verdadera democracia con mejores condiciones de vida. Al mismo tiempo, la tentación del fundamentalismo surge  como una peligrosa vertiente alternativa. Esperemos que prime lo primero. Lo que siga sucediendo en Túnez y en el Magreb nos dará la pauta sobre el rumbo árabe en el futuro cercano.


Publicado en fecha:
28 de enero de 2011
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira