ESTADOS UNIDOS: ¿LA DÉCADA PERDIDA?

Tanto el influyente semanario TIME como otras publicaciones estadounidenses, se han dedicado últimamente a explicar la  llamada “década perdida” en los Estados Unidos. El término tiene para los latinoamericanos reminiscencias. Recordemos que mucho se habló  anteriormente en nuestra región de “década perdida”, particularmente al referirse al tiempo entre el llamado Consenso de Washington y la ola de privatizaciones que se vino subsiguientemente. Como es sabido y por diversos motivos largos de explicar ahora,  en lugar de crear mejores oportunidades,  esto terminó generando una crisis generalizada que  afectó a la población latinoamericana desde la década de los 90 hasta principios de este tercer milenio.

El contexto es distinto, el ámbito general es diferente, pero he aquí que importantes círculos norteamericanos piensan  ahora que EE.UU.  también ha perdido el rumbo en los últimos años. Casi todos toman como punto de partida el fatídico día de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Consolidan sus razonamientos con la tremenda crisis financiera desatada pocos años después a raíz de las especulaciones desenfrenadas con títulos hipotecarios, una crisis de papeles del mercado bursátil que rápidamente contagió a la economía real. Hoy, en los albores de 2010, la esperada recuperación norteamericana todavía está en pañales, el desempleo supera al 10% de la población activa.  Pese a que las tasas de interés son muy bajas, aún no hay suficientes estímulos –ni confianza- para consumir y endeudarse a largo plazo, factores fundamentales para revitalizar una economía. A ello agréguese una deuda externa astronómica, un déficit fiscal enorme y cuantiosas erogaciones diarias de millones de dólares para mantener el aparato militar que ostenta EE.UU. en Irak, Afganistán y otras partes del globo.

América Latina y el resto de los países emergentes fueron mucho menos afectados por esta última crisis, con la que sí tambalearon las economías industrializadas. A todo esto,  recordemos que –psicológicamente- el hablar de algo “perdido” genera expectativas negativas; dichas expectativas realimentan el proceso, llevándolo a puntos críticos aún mayores. El proceso debe revertirse para mejorar.

La guerra contra el terrorismo -como parte esencial de su política exterior pero mal llevada y mal vendida externa e internamente como “marketing político”-, contribuyó en el deterioro de la imagen de Estados Unidos y  afectó su credibilidad. El cambio en la presidencia de George W. Busch por  Barack H. Obama no está modificando hasta ahora las situaciones de fondo.

Evidentemente Estados Unidos ha tenido tropiezos, problemas e inconvenientes en la década recientemente concluida.  Es más: la sumatoria de dificultades probablemente aumente en el futuro cercano.  Pero EE.UU. aún cuenta con su enorme ventaja geográfica; su envidiable posición bioceánico y muchos recursos naturales,  hacen de su extenso territorio un lugar de privilegio. Asimismo,  EE.UU. tiene un alto desarrollo con claro liderazgo tecnológico y una capacidad de asimilación de lo novedoso manifiestamente superior al resto de sus potenciales rivales. Además, el pueblo norteamericano siempre tuvo espíritu de pionero, con una posición optimista frente a la vida y a los desafíos internos o externos. Todo esto  -sumado a una administración racional e inteligente- le podrá dar  holgadamente a Estados Unidos el aliento necesario para superar el difícil momento presente y relanzarse como lo que -con todos sus resbalones- seguirá siendo: súper potencia indiscutida, expresión palpable de la democracia, de la economía libre y de la iniciativa individual. No hay que enterrar al gigante norteamericano antes de tiempo, todavía tendrá larga vida, se los aseguro.


Publicado en fecha: 8 de enero de 2010
Escrito por: Agustín Saavedra Weise.

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira