EN ESTRATEGIA, LA TECNOLOGÍA NO LO ES TODO

La estrategia implica -en líneas globales- la planificación de la  mejor manera de utilizar óptimamente recursos disponibles para  triunfar sobre el oponente y alcanzar un objetivo determinado, sea éste bélico, político, diplomático, comercial, electoral o industrial. El término contiene en sí dimensiones. Tiempo atrás divulgué sus cuatro dimensiones: operativa, logística, social y tecnológica (“Bolivia y el Mundo”, 1995, Ed. Amigos del Libro).

Cada dimensión forma parte  integral del conjunto. Dependiendo del tipo de conflicto, una u otra predominará, pero de ninguna forma se podrá prescindir de alguna de estas cuatro dimensiones fundamentales. En ciertos casos será el carisma del líder -o el talento del conductor militar- quienes brinden el éxito por primacía de la dimensión operacional. En otros casos, la mejor manera de acomodar el sistema de abastecimientos en todos los órdenes –logística- podrá ser determinante. Cuenta la historia que la reina Isabel la Católica era una gran especialista en cadenas logísticas para esa época de la Edad Media.

Su habilidad le permitió a los caballeros castellanos derrotar y expulsar a los musulmanes (1492) de Granada, último reducto de los sarracenos (“moros”) quienes permanecieron durante más de 700 años en la península ibérica.

Contemporáneamente  -y ya desde el siglo pasado- vivimos una verdadera fiebre tecnológica.  Los inventos vienen a carradas, acompañados ahora de una creciente masificación de la informática y de sofisticados sistemas de satélites de comunicaciones, armas de todo tipo, poderosas computadoras, misiles  teleguiados, etc. Aunque en algunos casos la tecnología puede ser decisiva para el triunfo -siempre que en la estrategia se programe adecuadamente su uso y las otras dimensiones se manejen adecuadamente en simultáneo-, ello no necesariamente es así. En los llamados “conflictos asimétricos”, donde dos fuerzas no usan el mismo tipo de recursos ni pelean de la misma forma, las cosas no siempre favorecen al mejor dotado tecnológicamente. Al respecto, la guerra de Vietnam sigue siendo el paradigma hasta hoy aunque en estos días temas como los de Irak y Afganistán nos reflejan una vez más la dificultad de controlar insurgencias locales -o generar apoyos populares en territorios ocupados-  aunque se tenga lo óptimo en tecnología. Y aquí entra el lado social: ninguna campaña jamás será ganada sin el concurso de las fuerzas sociales a favor. Estados Unidos fue derrotado en el sudeste asiático pese a dominar el espacio aéreo y disponer de una tremenda capacidad tanto tecnológica como logística. Nunca las tropas norteamericanas lograron convencer al grueso del pueblo vietnamita de la “conveniencia” de su presencia allí y tampoco los propios norteamericanos se convencieron de ello. La parte social se les dio la vuelta por completo en ambos lugares. Hubo  además impedimento moral  para usar armas nucleares y se careció de un jefe estadounidense capaz de competir con el genial  general Vo Nguyen Giap, exitoso conductor de la guerrilla del Viet Cong y del Ejército de Liberación Nacional que tomó Saigón el 30 de abril de 1975. La derrota estrepitosa estaba cantada de antemano pese a la implantación  desde 1969 de la llamada “Doctrina Nixon” que impuso el retiro progresivo de tropas de los EE.UU.

Todo estratega -o aspirante a estratega- deberá tomar en cuenta que la  ventaja tecnológica es necesaria pero no siempre será factor determinante. La voluntad humana, el impulso social y el talento individual, pueden -bajo determinadas circunstancias- superar a lo técnico y asegurar la victoria en cualquier tipo de enfrentamiento desarrollado sobre las premisas de un concepto estratégico previo.


Publicado en fecha: 6 de agosto de 2010
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira