RESPUESTAS  SOBRE CHILE Y PERÚ

Agenda Externa (www.agendaexterna.com.ar) me envió unas preguntas. Helas aquí con las respuestas condensadas.

1. ¿Existe la posibilidad real de que Chile otorgue a Bolivia una salida soberana al mar?
Probablemente en algún momento Chile se la ofrezca nuevamente bajo términos similares  -aunque aggiornados- a los de 1975: un corredor al norte de Arica  sujeto a canje territorial y al previo acuerdo con Perú en función del Protocolo Complementario al Tratado de Lima de 1929.

2. ¿Cómo es la dinámica de poder en esta relación trilateral? ¿Chile se comporta como el estado hegemónico?
No cabe hablar de hegemonías. Hay que  procurar entendimientos constructivos para alcanzar una solución inteligente -apta para este tercer milenio- a un problema del Siglo XIX. Bolivia es uno de los pocos casos en el mundo de un país condenado al enclaustramiento marítimo por derrota militar. Esta anomalía debe superarse  con una visión estratégica distinta.

3. ¿Ve algún nexo causal entre los últimos acontecimientos con el acercamiento de Piñera y Morales en ocasión del rescate del minero boliviano, con el resurgimiento del reclamo boliviano de los últimos días?
Al igual que en política interna, en política internacional todo es posible. Sin embargo, no creo que el caso de los 33 mineros y su posterior feliz rescate haya influenciado. Fue una coyuntura más en el marco de un acercamiento chileno-boliviano iniciado por Eduardo Rodríguez y continuado por Evo Morales. A esta altura, en el marco de la Agenda de 13 puntos,  ya cabe sí esperar respuestas concretas de Chile con respecto al tema marítimo.

4. ¿Qué impacto tiene el acuerdo de Ilo  firmado entre Morales y García en la relación de fuerzas con Chile? ¿Puede ser un factor que colabore en la solución definitiva del conflicto?
El Ilo  de hoy es un “relanzamiento” del de 1992 (Fujimori y Paz Zamora) con actualizaciones. Entre estas últimas, la Fuerza Naval Boliviana podrá tener barcos y escuelas de instrucción en la zona franca. No considero pertinente realizar especulaciones geopolíticas. Lo válido es la integración de un área  que deje de ser conflictiva y sirva para el desarrollo común de los pueblos, a la par que –cuando Chile presente una propuesta clara- se resuelva el enclaustramiento boliviano. Mediante este renovado pacto con Perú, Bolivia tiene posibilidades de paliar -a través del uso del puerto de  Ilo- su forzada mediterraneidad al margen de los arreglos de libre tránsito con Chile. Para exportadores e importadores, será una relación costo-beneficio de lógica económica la que se imponga para la elección de puertos. Además, gran parte de la soya del oriente boliviano se exporta hoy por la Hidrovía Paraguay-Paraná.

5. ¿La  cuestión entre Chile y Bolivia forma parte de la agenda latinoamericana? ¿Puede UNASUR desplazar al tradicional rol de la OEA?
Desde 1979 la OEA declaró al problema de la mediterraneidad boliviana de “interés hemisférico permanente”. Surgieron varias Resoluciones en ese sentido, inclusive una de ellas –la de 1983- apoyada por Santiago.

La salida soberana al mar  debe negociarse  entre Bolivia y Chile con  eventual consulta al Perú de este último, según el Protocolo adjunto al Tratado de Lima. Se trata de una negociación bilateral chileno-boliviana y otra bilateral chileno-peruana, si se trata de ceder territorios sujetos al acuerdo de 1929. Solamente podría ser trilateral si lo acuerdan unánimemente. Y en lo que hace a la “multilateralidad”, ella no es tal. Se trata  simplemente de tener una “sombrilla”  multilateral que impulse al proceso.

Es preferible la OEA y no  la intervención  de UNASUR, salvo que los tres involucrados así lo decidan.


Publicado en fecha: 5 de noviembre de 2010
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira