LOS CAMINOS DE ROMA EN LATINOAMÉRICA

Cuando buscamos referentes europeos con respecto a Latinoamérica, surgen en primera fila España y Portugal, las llamadas “Madres Patrias” de casi todos nuestros países. Luego aparecen Francia e Inglaterra. La primera posee mediante  la Guayana francesa una parte de territorio sudamericano, alguna vez poseyó Haití y en el Caribe mantiene varias islas como departamentos de ultramar. Además, la influencia cultural gala ha sido innegable. Inglaterra es referente, no por la colonización de lo que hoy son los Estados Unidos, sino por el papel que tuvo en las invasiones inglesas de Buenos Aires, en la promoción del libre comercio durante la era  monopólica colonial y hasta por su participación  a favor de los patriotas en las guerras de la independencia, agregando sus corsarios y piratas, siempre en perenne lucha contra los hispanos y a la búsqueda de los tesoros que transportaban a la metrópoli.

Poco pensamos en Italia como referente para Latinoamérica. Sin embargo, la presencia italiana ha resultado fundamental. Grandes masas de migrantes italianos se asentaron en territorios latinoamericanos pasando a formar parte importante de sus poblaciones. Es más, en Argentina la gente de origen italiano desplazó numéricamente a la de origen español. Hay lugares en Brasil, Chile, México, Uruguay y Venezuela, donde la influencia italiana es muy sentida. Por otro lado, Italia como Estado siempre promocionó entre nosotros la presencia diplomática, política, económica y cultural de esa gran nación latina y mediterránea, heredera de la antigua Roma, ahora quinta potencia industrializada a nivel mundial.

No ha sido casualidad, entonces, que el pasado 3 de diciembre haya tenido lugar en Milán la IV conferencia Italia-América Latina, con el objetivo de fomentar las relaciones y procesos iniciados hace ya bastante tiempo. El propio Primer Ministro y Jefe de Gobierno, Silvio Berlusconi, estuvo presente en la inauguración. "Miramos a una alianza con América Latina para ser protagonistas conjuntos en el mundo", destacó el premier italiano ante los políticos y empresarios que se congregaron en el evento. El ministro de Relaciones Exteriores, Franco Frattini,  expresó que “América Latina está surgiendo como uno de los grandes actores internacionales que deciden sobre economía, política y cultura”.  El canciller italiano consideró “esencial” la presencia del subcontinente en el debate mundial  sobre cambio climático, pobreza, crisis financiera y crimen organizado.

En la actualidad, Italia pretende cooperar con los países latinoamericanos en el campo de la mejora de los sistemas productivos, en particular aquellos vinculados con la pequeña y mediana empresa. Asimismo, el Palacio del Quirinal promueve el intercambio en todos los órdenes, desde el ámbito académico hasta el de los emprendedores. Italia fomenta inversiones y coopera además en múltiples campos. Lo hace desde su propia jurisdicción y  también a través de la Unión Europea.

En América Latina viven 30 millones de italianos oriundos y muchos millones más de descendientes cuyos ancestros provienen de Italia. Es un vínculo poderoso. Al decir de Frattini, Italia y América latina comparten tradiciones históricas, culturales, humanas y religiosas, intereses económicos, deportes, pasiones y estilos de vida. La asociación es profunda, muy arraigada, va más allá de la política.

Coincido con estas expresiones y las saludo. La presencia italiana en nuestra región siempre será bienvenida. Si todos los caminos conducen a Roma, está visto que hay caminos que desde Roma vienen directamente hacia Latinoamérica. En buena hora.


Publicado en fecha: 11 de diciembre de 2009
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira