CAMBIO CLIMÁTICO: RUMBO A COPENHAGUE

En Copenhague -capital de Dinamarca- tendrá lugar del 7 al 18 de diciembre próximo la cumbre de la Convención Marco sobre Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (UNFCCC). Para mayores datos, se puede ingresar al sitio Web http://unfccc.int   preparado al efecto por la ONU.

El cónclave tratará de aportar sobre lo hecho desde el Protocolo de Kyoto (Japón) y anteriores conferencias. Se tiene la intención de sustituir a ese instrumento por otro más acorde con el momento presente y con un mayor compromiso de los pueblos de este planeta. El objetivo principal de la convención es lograr  consensos sobre cómo reducir la emisión de gases contaminantes de la atmósfera para aminorar su peligrosa interferencia en el sistema climático y que ya nos está afectando. Los tales gases aumentan la temperatura; esto se observa  ahora en varias áreas de la superficie terrestre, particularmente en el casquete ártico. A las  múltiples catástrofes que  el cambio climático podría ocasionar, se suma la potencial  pérdida de numerosas especies de animales, entre ellos el oso polar.

Todas las naciones se obligarán a reducir el llamado “efecto invernadero” y se comprometerán con el uso eficaz de energía para evitar una mayor generación del dañino dióxido de carbono. En este campo, mejorar el rendimiento energético de los automóviles será fundamental. Además, corresponde acelerar eficiencias  energéticas en industrias, residencias, establecimientos comerciales y públicos,  todo ello mediante políticas efectivas. Entre éstas políticas: estimular la investigación e implementación de tecnologías basadas en fuentes de energía renovable.

La conferencia ha tenido y tendrá varios pasos previos a la cumbre, tal como es la práctica habitual en la ONU. Participarán 192 países. Se espera tener tras la cumbre un nuevo acuerdo general que paute normativas a partir de 2012. La primer ronda de negociaciones tuvo lugar en Alemania (Bonn) mediante varias sesiones. Recientemente, hubo una rueda de alto nivel de jefes de Estado  en Nueva York previa al inicio de la Asamblea General y antes de Copenhague habrán dos reuniones más, una en Tailandia y la otra en España (Barcelona).

¿Por casa cómo andamos? Bolivia no es ni China ni los Estados Unidos ni la Unión Europea, los tres centros que generan mayor contaminación y que juntos representan un cúmulo de aspectos que distorsionan al clima global.  Conscientes de tal situación, esas regiones -altamente pobladas e industrializadas- han prometido mejores políticas en el futuro inmediato. Ojalá así sea. Con su diminuta economía y escasa población, Bolivia debe contribuir desarrollando  -de inmediato y con socios apropiados- la industria del litio,  mineral  que tiene en nuestro país a su mayor volumen de reservas mundiales. Como se sabe, el litio es fundamental en la manufactura de automotores eléctricos de cero contaminación. Bolivia también debe contribuir evitando la deforestación, dañino proceso que se gesta indiscriminadamente con motivo de los llamados “asentamientos humanos” y/o por conducto de productores inescrupulosos.

Para concluir y como la más importante contribución boliviana en la materia, cabe acotar que no basta con rasgarse las vestiduras por la “Madre Tierra” o Pachamama. “La vida armónica en la naturaleza” que el Gobierno de Bolivia predica en foros internacionales, exige que esta administración deje de seguir impulsando un abusivo crecimiento de los cultivos de hojas de coca -casi todos orientados al  nefasto narcotráfico- que se expanden anormalmente dañando el medio ambiente, provocando cambios climáticos y graves perjuicios en áreas protegidas.


Publicado en fecha: 2 de octubre de 2009
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira