UN CÚMULO DE OPORTUNIDADES PERDIDAS

Bolivia está perdiendo enormes oportunidades en el campo de la economía mundial, las que tal vez se pierdan para siempre.

Mientras Perú, Argentina, Brasil y Chile propician grandes ingresos de capitales al sector, en Bolivia se postergan las inversiones en la minería  del altiplano y se desaprovecha la enorme demanda actual de minerales. Las restricciones para exportar aceite y otros productos, marcan otro punto negativo. El tema del gas frena la puesta en marcha del proyecto del Mutún y además se incumple con las exportaciones a la Argentina porque no hay  fluido disponible, ya que  los potenciales inversores han sido "corridos" por una prédica nacional-populista fuera de tiempo y época. El costo real de las medidas que hoy generan gran entusiasmo oficialista, será catastrófico para el país en el mediano plazo.

Las relaciones con los  Estados Unidos deberían ser prioritarias, en especial para una zona tan pobre y conflictiva como El Alto, donde se elaboran muchos bienes orientados a ese  gigantesco país. Por eso mismo, hay que cuidar y auspiciar positivamente una ampliación del ATPDEA, lo que veo difícil en la presente coyuntura, máxime con la embestida del gobierno contra EE.UU. El narcotráfico y la creciente ampliación de los cultivos de coca, representan serios escollos adicionales para el manejo adecuado de las relaciones con la superpotencia, que además y por el simple hecho de serlo, puede abrirnos o cerrarnos muchas puertas en el mundo entero y ante organismos internacionales. No se están midiendo las probables consecuencias de muchas de las acciones que hoy se fogonean.

            La Comunidad Andina de Naciones (CAN) prácticamente agoniza. Los “bloqueos”  del gobierno boliviano al Tratado de Libre Comercio (TLC) peruano con EE.UU. y a los arreglos con la Unión Europea (UE), solamente precipitarán la muerte del grupo y acicatearán aún más las dificultades bilaterales con el Perú. Bolivia es la nación más débil y con la economía más pequeña de la CAN, pero  seguramente se cree  en esferas gubernamentales que actitudes altisonantes o agresivas compensan la desventaja. Esto entraña un error de cálculo grave y con resultado negativo para el pueblo boliviano.
La Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) no es relevante para el comercio exterior. Es propaganda, “compadrerío” ideológico y  punto. No sirve ni servirá al interés nacional, solamente le sirve al gobierno y a la Venezuela de Hugo Chávez.

La India era un potencial cliente a ser  atendido con el hierro del Mutún; los atrasos de las obras impiden avanzar. En  China se pensó alguna vez y tampoco pasa nada. Los dos países -con inmensos mercados- son las locomotoras del mundo emergente, pero hay que tener  genuina oferta exportable para que  se interesen y esa oferta tiene que ser constante, seria y responsable. Bolivia no la tiene ni, a este paso, la tendrá. De proseguir el gobierno con su política desincentivadora, esos grandes mercados estarán fuera de nuestro alcance o accederemos a ellos muy marginalmente.

Como ya lo expresé, el mundo enfrenta una doble crisis energética, por la energía para los humanos que es la comida y la energía para la industria, que son el petróleo y sus derivados. Las tremendas alzas de los alimentos y del barril de crudo nos encaminan hacia escenarios riesgosos en el contexto internacional. Y en este marco poco propicio, aquellos países que no hagan bien sus tareas tendrán muchas dificultades. Por la sumatoria de políticas erradas, Bolivia se encamina hacia esas situaciones extremas, de suyo delicadas en todos los órdenes. Una pena.


Publicado en fecha: 27 de junio de 2008
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira