¿QUE ES Y CÓMO SE MIDE EL ÉXITO?

La palabra “éxito” viene del latín exitus (salida). El Diccionario de la Real Academia Española define al éxito como resultado feliz de un negocio, actuación, etc.; buena aceptación que tiene alguien o algo; fin o terminación de un negocio o asunto. En otras palabras: tiene éxito aquél a quien le va bien en su cometido, al que le “salieron” (de ahí el origen del término) bien las cosas.

Hay muchos indicadores que presuntamente miden el éxito. Sobre todo en las sociedades occidentales, parece ser que es el grosor de la 1ibreta de cheques el principal medidor “exitista”. A más plata, mayor el éxito, es uno de los lemas del capitalismo moderno. Sin embargo, se ha comprobado que el éxito no consiste solamente en tener dinero. Tampoco es exitoso necesariamente el poderoso, el que tiene fama o llegó a un alto "status" social. Hay muchas otras maneras de tener éxito, aunque sea sin fama y fortuna o en forma casi anónima. Por ejemplo, hay éxito cuando se hacen las cosas correctamente y uno se siente íntimamente gratificado por ello.

La Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) -célebre por su labor humanitaria en la India y Beatificada por el Papa Juan Pablo II en el año 2003-, no disponía de fortuna personal pero sus grandes obras caritativas, los logros alcanzados, midieron la condición de su éxito, que ciertamente fue enorme y reconocido universalmente. De la misma manera, podemos citar muchísimos otros ejemplos de personalidades exitosas sin que necesariamente la plata corra en paralelo. Expedicionarios, abnegados alfabetizadores, exploradores, trabajadores sociales, médicos que atienden lugares inhóspitos, escritores e intelectuales que contribuyen con su grano de arena a la sociedad y otros, son también plenamente exitosos, más allá de que en algunos casos sus esfuerzos se vean ampliamente recompensados en términos económicos o públicamente reconocidos y en otras ocasiones eso no suceda.

Desde ya, no podemos desdeñar la medida del indicador monetario ni el barómetro de la fama. Si partimos de 1a premisa de la honestidad, de los esfuerzos, imaginación, creatividad y tenacidad para lograr objetivos y éstos tienen una recompensa financiera y/o de fama, en buena hora. Es otra manera de tener éxito, pero ciertamente no la única. Al final, el éxito tiene hasta cierto carácter subjetivo: depende a veces más de la persona que de su entorno; uno puede sentirse más o menos exitoso, al margen de la medida que al respecto tengan los otros miembros de la sociedad.

El éxito -reitero- tiene dos medidas: la propia y la pública. Un logro concreto, un positivo aporte por más modesto que sea pero que nos haga felices y signifique hacer el bien, eso es el éxito, por encima de que venga acompañado de dólares y de reconocimientos o simplemente nos sea gratificante. La contribución que podamos hacer a otros individuos puede también ser una medida de éxito. Enseñar a leer y escribir o enseñar un oficio, son pautas de éxito. Más allá de sus compensaciones materiales, está el “ethos” cualitativo que define al éxito como el poder superar escollos o ayudar a los demás.


Publicado en fecha: 15 de febrero de 2008
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira