GEOPOLÍTICA DEL AGUA EN SUDAMÉRICA

La geopolítica -como relación entre asentamiento geográfico y poder político-  tiene que ver con elementos de política exterior y en otras ocasiones involucra decisiones internas que modifican escenarios geográficos nacionales en función de ciertas metas políticas. Los ingredientes clásicos de integración, cooperación y conflicto que nos brinda el amplio espectro de las relaciones internacionales, también están ligados a la gestión geopolítica, tanto al interior como  al exterior de un estado.

El agua escasea en muchas partes. En ese contexto, Sudamérica posee la  mayor concentración mundial de agua dulce. En nuestra región el tema agua pasa por una eficiente administración y uso racional,  más que por la escasez.

El viejo sueño del ex presidente peruano Fernando Belaúnde Terry era la unión  de nuestras tres grandes cuencas: Orinoco, Amazonas y el Plata. Eso aún es posible y así, podríamos transitar por aguas interiores desde el Caribe hasta Montevideo. Este fue un gran aporte para una geopolítica de integración supranacional, pero sigue como tarea inconclusa; los medios y la tecnología ya se encuentran plenamente disponibles.
Dadas las limitaciones de espacio, me reduciré al trazo de unas pinceladas incompletas en torno al Amazonas y el Plata. Mi conferencia completa acerca de estos asuntos (Seminario de Aguas de Mato Grosso do Sul, 24-10-08) se encuentra a disposición en  el sitio Web del suscrito e incluye el Acuífero Guaraní, Lago Titicaca, Campos de hielo, Silala, Lauca y otros aspectos de la geopolítica de los recursos hídricos en Sudamérica.

Amazonas.- La Cuenca Amazónica ocupa un espacio gigantesco. Los problemas geopolíticos en el Amazonas han tenido que ver con conflictos territoriales (como el sucedido entre Perú y Ecuador), con el tema de la deforestación, el cambio climático y el aniquilamiento o dispersión de algunas tribus originarias del lugar por el avance de diversos emprendimientos y asentamientos de población. Asimismo,  se introducen variables geopolíticas en  aspectos globales, tales como la humedad de la corteza terrestre y muchos otros. Por otro lado, existe la posibilidad de generar problemas adicionales  en el Amazonas mediante asuntos bilaterales que podrían germinar potenciales conflictos diplomáticos, tal como sucede actualmente con la decisión brasileña de construir dos represas en el curso superior del río Madeira. Tales represas, Bolivia  las ha estado representando por que provocarían daños ecológicos aguas abajo.

Cuenca del Plata.- Durante la década de los 70 del siglo pasado hubo una puja geopolítica entre Brasil y Argentina con respecto a la utilización de las aguas de curso sucesivo.

Felizmente, las tensiones quedaron circunscriptas al campo de las negociaciones diplomáticas. Luego se construyeron las represas de Itaipú entre Brasil y Paraguay y la de Yaciretá, entre Argentina y Paraguay. Asimismo, el surgimiento del MERCOSUR (1991) puso fin a muchos entredichos y se ingresó en una era integracionista. En Itaipú se arrastra desde hace tiempo un problema: los reiterados reclamos  paraguayos para que se aumenten los precios de la energía que le vende al Brasil.

En la Hidrovía Paraguay-Paraná existe una potencial colisión entre su cada vez mayor uso y las necesidades ecológicas de un desarrollo sustentable. Futuros emprendimientos harán crecer considerablemente los volúmenes de carga. Se proyecta que  entre Río Tinto y Jindal, 20 millones de toneladas adicionales bajarán por la hidrovía. Los expertos aseguran que hacen falta para ello 1.800 barcazas y 120 remolcadores. En las condiciones actuales de la vía acuática, eso es casi imposible. Inevitablemente surgirán tensiones.


Publicado en fecha: 7 de noviembre de 2008
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira