LO QUE ES BUENO PARA LA GENERAL MOTORS…

Hace muchos años alguien en Detroit (sede de la industria automovilística) acuñó una famosa frase: “lo que es bueno para la General Motors (GM), es bueno para los Estados Unidos”. Así se reflejaba la enorme importancia de la -hasta hace poco- firma automotriz más grande del mundo y uno de los pilares de la economía norteamericana.

Ahora, casi a fines de 2008, la General Motors se encuentra prácticamente en quiebra y a la espera de un salvador paquete financiero que desesperadamente está pidiendo se apruebe en Washington por la vía congresal. No sé si al momento de escribir estas líneas ya salió o estará por salir el plan de rescate, pero es un hecho que la General Motors, al igual que las otras dos grandes constructoras de vehículos estadounidenses (Ford y Chrysler) ya no son lo que eran. Heridas por años de despilfarro, por descuidar las preferencias del consumidor y amenazadas por la imparable industria japonesa, estas gigantescas fábricas están hoy al borde del precipicio.

Para comenzar, ya en 2007 la gigante nipona Toyota  superó a la General Motors en producción de vehículos y la desplazó del primer lugar mundial. En cambio y luego de una serie de costosas adquisiciones, GM, Ford y Chrysler siguen pendiente abajo. Recuérdese de paso que esta última ya fue objeto de un rescate estatal en la década de los 80 del siglo pasado mediante gestiones de su entonces presidente, el recordado Lee Iacocca.
Lo lógico parecería ser dejar que el mercado actúe y elimine a estas compañías, pero una cosa es decirlo y otra la realidad. La industria automotriz genera millones de empleos directos y secundarios;  por ser industria de industrias, muchas otras fábricas dependen de ella para su supervivencia. Un cierre crearía un colapso brutal en una economía estadounidense ya en franco proceso recesivo. Algún tipo de rescate seguramente se armará para evitar el desastre.

La GM manufactura -mediante varias divisiones separadas-  conocidas y tradicionales marcas: Opel, Chevrolet, Hummer, Cadillac, Pontiac, Oldsmobile, Buick, Saab, Vauxhall, Holden, Saturn. La GM también controla la Hughes Electronics y un sofisticado sistema de TV satelital junto con su sistema de distribución en Norteamérica. Sus ventas totales superan la enorme cifra de los 190.000 millones de dólares, monto muy superior al Producto Interno Bruto (PIB) de varios países. Sin ir muy lejos, el volumen de ventas de la General Motors es más de 20 veces el PIB boliviano.

Fundada por William Durant a principios del Siglo XX como fruto de varias fusiones, la GM emergió pronto como un gigante con muchas innovaciones. Empero –al igual que sus competidores menores Ford y Chrysler- fue perdiendo liderazgo y capacidad financiera. Su Directorio anunció  hace poco que de no mediar la ayuda prometida desde el gobierno, pronto dejaría de disponer de flujo de caja para sostener sus operaciones. He aquí el resultado final de varios años de soberbia por un lado y de lamentable descuido por el otro.

Casi con seguridad y en coordinación con el Congreso estadounidense, el agónico gobierno de George W. Busch o el inminente de Barack Obama, harán algo para impedir el hundimiento de la automotriz. Una cosa sí será cierta para el futuro y más allá de la sobrevivencia (o no) de la General Motors: ya no será necesariamente bueno para los Estados Unidos aquello que sea bueno para esta hoy tan atribulada compañía.


Publicado en fecha:
21 de noviembre de 2008
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira