BERLUSCONI: EL RETORNO DE IL CAVALIERE

Silvio Berlusconi, verdadero "capo" (jefe, caudillo) y magnate de los medios de comunicación, a sus 71 años volvió –por tercera vez- a ser Primer Ministro de la República de Italia, séptima economía mundial.

"Berlusca" (su apodo)  o "Il Cavaliere", título honorífico por el cual también se lo conoce, ha vuelto con su indudable fuerza política y atractivo personal. En 1994 y 2001 ganó; ahora lo hizo nuevamente.

Berlusconi entró  en escena con su agrupación Forza Italia en la década de los 90 del siglo pasado, bajo la tutela del ex Premier  Bettino Craxi y como “nuevo azote” de la endémica corrupción italiana. Lo hizo en el marco de la marejada creada por los jueces  "mani  pulite" (manos limpias) que iniciaron una feroz campaña contra la "Tangente" (coima en lunfardo italiano) y lo que se denominó "Tangentópoli" (ciudad o país de las coimas).  Fueron muchos los suicidios, muchos los presos. Inclusive llegó un momento de verdadera "caza de brujas" en esa época, pero aún así, el pueblo italiano estaba asqueado: quería otra cosa y  el Zar de la TV prometía cumplir.

Il Cavaliere  fue el hombre de la esperanza en 1994. Siete meses después se fue en medio de algunas acusaciones de corrupto contra él  mismo  y con  su hermano en la cárcel.  Muchos decían que más le hubiera valido  a Berlusca  continuar su vida de empresario exitoso que el adentrarse en las turbias aguas de la política italiana. Sin embargo, se fue, volvió en 2001, se alejó en 2006 y en 2008 retorna nuevamente con el voto popular, siempre rodeado de polémica y cada vez más sarcástico.

Silvio Berlusconi fue constructor en Milán (dicen que siempre  puso muchos ladrillos con poca plata)  y astuto precursor  de la televisión comercial privada. Eso lo convirtió en un verdadero telécrata, precursor de la “telecracia”, el gobierno de los que aparecen en la televisión. Il Cavaliere supo cortejar a los poderosos y contar con las amistades justas. Hizo -y hace-  más plata que el mítico Midas; su fortuna es una de las más importantes de Europa.

Adversario de la tradicional "politiquería" de Roma, desde el rico norte de Italia el capo telécrata aprovechó los vientos  posteriores a la caída del Muro de Berlín y el desprestigio de los partidos políticos, salpicados por la tangente y hasta por presuntos vínculos con la Mafia.  Su triunfo electoral de 1994 significó en Italia  la aurora de un nuevo ciclo que Berlusconi,  de alguna manera, dominó y domina hasta este presente 2008.

Il Cavaliere es accionista mayoritario de  los tres principales  canales privados  de Italia y de  una cadena periodística integrada por varios medios. Berlusca es, además,  propietario del  popular club de fútbol Milan. Aún ahora -con sus años a cuestas- Silvio ostenta una linda "pinta" pese a su baja estatura. Impecablemente vestido, mujeriego, habla bien y es carismático; en suma,  simboliza a un triunfador.

Puede ser que en este instante, en su  lujoso palacio milanés rodeado de obras de arte de incalculable valor y mientras quizá observa un óleo de Rubens o de Rafael, el  multimillonario Berlusca   también vea la TV, "su" TV, los canales que le pertenecen. Tal vez se pregunte si su tercer retorno inicia una nueva era en la turbulenta política de Italia. El tiempo lo dirá, pero es un hecho que Il Cavaliere ya ocupa un lugar destacado en ese ámbito desde hace 14 años y lo seguirá ocupando en el futuro inmediato.


Publicado en fecha: 25 de abril de 2008
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira