2008: AÑO MUNDIAL DE LA PAPA

Estamos a punto de ingresar al cuarto mes de 2008 y, que yo sepa al menos, no he leído  en los medios nacionales ninguna alusión al año mundial de la papa. Este evento se está celebrando actualmente y nada menos que bajo el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación -FAO-, junto con el apoyo total de la comunidad internacional organizada (www.potato2008.org).

Me ha llamado la atención el silencio mediático boliviano en torno a la noble papa, pues se ha probado casi con certeza que los conquistadores españoles la descubrieron en el Alto Perú, en parte de lo que hoy es territorio nacional. Pese a ser un producto nuestro, nadie  en Bolivia ha destacado su actual relevancia mundial ni el año de su reconocimiento universal.

La papa (Solanum tuberosum) llegó a Europa casi simultáneamente con la llegada de la plata del legendario Potosí. Y así como el exceso de plata proveniente del Cerro Rico  puso en crisis a España y al viejo continente debido a una –para esa época- fuerte inflación,  al mismo tiempo la papa comenzó a diseminarse: se transformó en uno de los alimentos europeos preferidos y básicos. Además, diversos experimentos genéticos fueron produciendo en Europa una enorme cantidad de variedades, tamaños y gustos derivados de la original papa, el maravilloso tubérculo de los Andes.

Según datos de público conocimiento, la papa es un alimento versátil y posee un gran contenido de carbohidratos. Recién cosechada, está formada por un 80 por ciento de agua y un 20 por ciento de materia seca;  a su vez, entre el 60 por ciento y el 80 por ciento de esta materia seca es almidón. La papa tiene poca grasa y abundantes micro nutrientes, sobre todo vitamina C. La papa también contiene una cantidad moderada de hierro, agregando vitaminas B1, B3 y B6, y otros minerales como potasio, fósforo y magnesio, así como ácido pantoténico y riboflavina. Además contiene antioxidantes alimentarios, los cuales pueden contribuir a prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento, y tiene fibra, cuyo consumo es bueno para la salud.

En el mundo, el consumo de papa  es solamente superado por el de trigo, arroz y maíz, convirtiéndose así la popular papa en una de los cuatro pilares fundamentales de la comida diaria en todo el orbe.

Hay producción de papa en casi todo el planeta, al igual que consumo. China se transformó en el primer productor mundial y aunque la base de la alimentación en ese enorme  país de más de 1.300 millones de habitantes sigue siendo el arroz, el tubérculo andino avanza en las preferencias del consumidor. Algo similar ocurre en la India.

Nuestros hermanos peruanos fueron más vivos: han declarado también al 2008 como el año de la papa en el Perú. Mientras, como se dice vulgarmente, en el lugar del descubrimiento de la papa –Bolivia- “no pasa nada”. Sería bueno que las autoridades pertinentes promuevan la bondad de este cultivo originario que, en nuestro país particularmente, alberga una extraordinaria cantidad de variantes para todo paladar.
El 2004 fue el año del arroz. Ahora se pretende seguir con la predica instaurada en ese entonces: alertar al mundo sobre algunas fuentes alimentarías esenciales, creando así consciencia universal en torno a ellas.

2008 es también el año de la Sanidad, tal como lo ha dispuesto la ONU. Comparte ese honor con nuestra vieja papa, alimento  otrora autóctono y ahora universal,  merecedor  de respeto y gratitud.


Publicado en fecha: 28 de marzo de 2008
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira