¡¡MUJERES AL PODER!!

Leí un comentario por ahí, expresando que si Cristina Fernández de Kirchner gana este domingo 28 de octubre las elecciones presidenciales en Argentina, se unirá a una ya creciente lista de mujeres gobernantes. La crónica nos comenta que allí están la chilena Michelle Bachelet (separada), la alemana Ángela Merkel (esposa de un profesor de química), la finlandesa Tarja Halonen (se casó con un abogado tras asumir), la filipina Gloria Macapagal (hija de un fallecido ex presidente), la letona Vaira Vike-Freiberga (casada con un científico), la liberiana Ellen Jonson-Sirleaf (divorciada), la irlandesa Mary McAleese (mujer de un dentista) y la mozambiqueña Luisa Diogo (esposa de un economista). Para el 2008 dicha lista puede seguir creciendo y llegar a incluir  nada menos que a la superpotencia dominante (Estados Unidos), siempre que la senadora  Hillary Clinton venza en los comicios de noviembre de ese año.

Es un hecho que las mujeres van ocupando espacios políticos  en varios países y creo que ello es muy positivo. Los hombres han tenido su chance; es hora de que las mujeres tengan la suya.

Recomiendo a los lectores interesados en el tema -y que recorre la historia de las mujeres en el poder hasta el muy reciente 2006- visitar www.guide2womenleaders.com/womeninpower/Womeninpowe-chronological2.htm
El caso argentino es peculiar, por tratarse de la esposa del actual primer mandatario Néstor Kirchner, pero se enraíza en la tradición peronista. El mítico fundador del Justicialismo, Juan Domingo Perón, tuvo como compañera en las primeras épocas de su gobierno (1946-55) a la inolvidable Eva Duarte (Evita). Ya con varios años a cuestas y luego de su largo exilio en España, Perón retorna en 1973 al gobierno argentino y se hace acompañar en la fórmula electoral por su segunda esposa María Estela Martínez de Perón (“Isabelita”),  como vicepresidente. Isabelita fue luego derrocada por los militares en marzo de 1976 mientras era presidenta, pues asumió en julio de 1974, tras el fallecimiento de Perón. 

Ahora, en otro siglo, en otra realidad, la vieja receta peronista de mezclar hombre y mujer casados para el mejor cóctel político, se vuelve a imponer. Kirchner –quien podía optar a la reelección según la Constitución vigente- optó por no presentarse y lo hará su esposa, a quien las encuestas le aseguran -hasta este instante- su triunfo el domingo 28 de octubre.

Dicen los entendidos que con estos “turnos maritales”, la dinastía Kirchner podrá extender su mandato por bastante tiempo. En todo caso, las altas tasas de crecimiento del país vecino de los últimos años han sido –seguramente lo serán en los sufragios para la eventual victoria de Cristina- un factor determinante que  mantuvo en alto la popularidad del presidente argentino.

La Kirchner no es Evita, tiene varios años más que los que tuvo ella en su esplendor y los tiempos han cambiado. Empero,  Cristina tiene su propio atractivo, es capaz (lo ha demostrado en su carrera política personal) y casi con seguridad será presidenta, incrementando así el número de mujeres en el poder que actualmente ostenta el mundo.

            Si, ha pasado mucho agua bajo el puente desde los lejanos tiempos bíblicos de  la Reina de Saba y de otras  legendarias mujeres  al mando que registra la historia, partiendo de los períodos más remotos hasta el  momento presente. Parece que el Siglo XXI será nomás el siglo del género femenino en el poder. Se lo merecen las mujeres y ojalá lo hagan mejor que los hombres en los sitios en dónde les toque gobernar. Así lo espero.


Publicado en fecha: 26 de octubre de 2007
Escrito por: Agustín Saavedra Weise

 

Los más Recientes



Copyright © 2013 - Todos los Derechos Reservados

Telf. de contacto: 74969109 Diseñado por: Vicente Candaguira